14 mayo 2007

Pareidolia: cuando vemos lo que queremos ver.


Lo que vemos fue capturado en Google Earth: ¿es un simio en una formación rocosa? ¿O es solo una formación geológica a la que asignamos arbitrariamente forma de algo?. Muchas veces escuchamos experiencias de personas que aseguran haber sido testigos de apariciones misteriosas: desde una aparición de la Virgen, hasta ver proyectada la imagen de Cristo en paredes, muros, nubes. Incluso, muchas de éstas "apariciones", pueden llegar a ser noticia en los medios de comunicación, o generar verdaderos fenómenos de masa: en diciembre de 1996, la aparición de la Virgen María en los cristales mal aclarados de un edificio de Florida atrajo hasta el lugar a más de medio millón de devotos; en 2003, decenas de personas rezaron en una playa de Sydney en dirección a una valla de madera situada a unos 300 metros, parte de la cual parecía, desde la distancia, una silueta de la Virgen.

Todos éstos fenómenos tienen un nombre (casi apellido): se llama pareidolia. Pareidolia es un fenómeno psicológico que se produce cuando un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible.

Cuando creemos ver rostros o animales en las formaciones de las nubes, o visiones de personas, rostros y figuras religiosas, proyectadas en muros, estamos en realidad siendo engañados por nuestro cerebro: nuestro cerebro está preparado y diseñado para encontrar patrones hasta donde no los hay. De ésta forma muy clara lo explica Carlos Álvarez, profesor de Psicología Cognitiva de la Universidad de La Laguna, y agrega: "Si creemos en Jesús, tenderemos a ver proyectado a Jesús, no a Buda" (1). Ésto explica por ejemplo, el porque jamás se ha registrado apariciones de Cristo en las culturas precolombinas: la cultura Maya o Azteca nada sabía de Cristo.

De hecho la aparición de una imagen de Jesucristo sobre el muro de una estación de tren, sólo puede sorprender a las personas: la pareidolia es una fenómeno puramente humano. Carl Sagan va un poco más lejos en su libro El mundo y sus demonios (Editorial Planeta, 1997): "Como efecto secundario involuntario, la eficiencia del mecanismo de formas en nuestro cerebro para aislar una cara en un montón de detalles es tal que a veces vemos caras donde no las hay. Reunimos fragmentos inconexos de luz y oscuridad e, inconscientemente, intentamos ver una cara. (2)

Y como las imágenes valen más...van ejemplos de pareidolia en algunas apariciones recientes:

En el año 1994 Diane Duyser sacó de su tostadora una rebanada para un tostado de queso con la imagen de la Virgen María. La tostada fue llevada a subasta diez años después en Internet y vendida por 28.000 dólares. "En un principio, eBay retiró la subasta porque la consideró una broma. Días más tarde, tuvo que retractarse al comprobar que se trataba de una venta real. El precio inicial fue de 3.500 dólares". El fenómeno despertó una fiebre de apariciones domésticas, como la virgen del café





En la era de internet 2.0 las "apariciones se resisten a desaparecer", pero ahora lo hacen en formas sofisticadas. Google Earth, el programa para ver la tierra a "ojo de satélite", ha desatado una ola de descubrimiento de imágenes de Cristo (como la cara de Cristo en una duna en Perú) o una colección de caras (3) en distintos puntos del planeta. Según parece Santa Claus hizo su última aparición antes de la pasada navidad, en forma de nube y por los cielos de Portugal:

(1 y 2) Via Magonia
(3) Via Google Sightseeing

2 comentarios:

  1. La tostada, el café y la cara de cristo sí lo parecen. Lo de la nube me parece pasarse. Por cierto, revisa esto:

    "En el año 2004 Diane Duyser sacó de su tostadora una rebanada para un tostado de queso con la imagen de la Virgen María. La tostada fue llevada a subasta diez años después en Internet y vendida por 28.000 dólares."

    Quieres decir que eso fue en el 2014? xD

    ResponderEliminar
  2. Mixigodo: es cierto que la cuenta no da!!!. El dato correcto era en 1994. Ahora si dan las cuentas...

    ResponderEliminar