24 junio 2008

Mares que brillan y bacterias visibles desde el espacio.

Hace poco tiempo, escribía sobre el fenómeno de olas que brillan, pero el asunto puede multiplicarse en proporciones sorprendentes. Los mares que brillan eran considerados hasta hace muy poco un misterio más propio de una novela de Julio Verne que de la realidad. Pero el fenómeno comenzó a investigarse con seriedad científica, cuando se detectó en una imagen desde el espacio, una extensa zona marítima que resplandecía en un color azulado: son miles de millones de bacterias visibles desde el espacio.

Insólitamente, existen bacterias que pueden verse desde el espacio, aunque por supuesto hablamos de miles de millones de bacterias bioluminiscentes, capaces de hacer brillar un mar del tamaño del estado norteamericano de Connecticut.

El fenómeno se conoce como Mares de Ardora ( en inglés Milky Seas), y es causado por bacterias capaces de producir energía lumínica:"grandes masas de agua emiten una misteriosa luz azul debido, según recientes estudios, a la proliferación de una bacteria bioluminiscente (Vibrio Harveyi), asociada a las microalgas de plancton."

Los mares que brillan o mares fosforescentes, se comenzaron a registrar a partir de 1915. Hace sólo dos años la NASA confirmaba que el mar de Ardora dejaba de ser un mito. Pueden manifestarse durante varios días, aunque obviamente, son perceptibles de noche. Ocurren con mayor frecuencia en algunos puntos del planeta como el noroeste del océano Índico, lugar donde nació el mito de los mares que resplandecen, en boca de marineros que tuvieron la experiencia al cruzar la zona y se ocuparon de difundirlo a pesar de pasar por locos. Actualmente hay registrados unos 200 mares de Ardora, en su mayoría situados en el noroeste del Océano Índico y en mares que rodean la región de Indonesia.

Imagen 1, 2

4 comentarios:

  1. Impresionante! sigue asi uno de los mejores blogs que conozco!

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada de blog! Plas Plas

    ResponderEliminar
  3. Juro que el comentario anónimo no lo escribí yo (¡gracias anónimo y acebo!). Sólo van a conseguir que me esmere más.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, algo curiosísimo, y es que parece mentira que las bacterias (y más teniendo en cuenta la idea que tenemos de ellas) puedan hacer realidad este fenómeno tan curioso...

    Como Colón hubiese llegado a América por aquí, habría vuelto a Europa por miedo a las maldiciones de los Americanos, es que fijo xD

    ResponderEliminar