14 marzo 2008

Newton: el genio que no pudo predecir una burbuja financiera.

["Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de la gente"]

En tiempos en que los mercados no se encuentran precisamente estables, y mucho se habla de burbujas, es oportuno mencionar algunas anécdotas de nuestra historia financiera: hace algo más de dos siglos, verdaderas personalidades mundiales, vieron evaporarse sus ahorros en cuestión de días al invertir en activos inflados. Entre ellos el mismísimo Isaac Newton, calificado como el científico más grande de todos los tiempos, afectado y angustiado por uno de los primeros crack financieros globales soltó una frase para la historia: "Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes, pero no la locura de la gente".

El famoso crack financiero sucedió en 1720, luego del imparable ciclo ascendente de las acciones de la Compañía de los Mares del Sur (South Sea Company), la organización que basaba su expansión en el monopolio comercial con las colonias españolas en América, especialmente el comercio de esclavos. El acelerado crecimiento de sus acciones no habría sido tal, sin emplear la vieja táctica de inflar el potencial de la empresa. Las acciones se dispararon en 1720 hasta cuadriplicar su valor en sólo cuatro meses, a consecuencia de rumores infundados sobre la rentabilidad futura, divulgados por la propia compañía con el fin de disparar una fiebre especulativa. La burbuja no tardó en estallar.

Entre los afectados por el precipitado descenso del valor de las acciones, hubo funcionarios y miembros del gobierno, pero también uno de los grandes genios científicos de la historia: Isaac Newton no pudo detectar a tiempo la burbuja económica generada por la Compañía de los mares del sur. Isaac Newton había obtenido ganancias un año antes de estallar la burbuja, al vender gran parte de sus acciones. Sin embargo, durante la escalada de precios en plena fiebre especulativa, no pudo resistir a la tentación de volver a comprar. El derrumbe, le consumió unas 20.000 libras, aunque no está claro hasta hoy si era el total de lo invertido o parte de la inversión mas las ganancias.

A pesar de la irreparable pérdida de los muchos afectados, no podemos culparlos por la falta de previsión. En todo caso Isaac Newton fue uno más, de los miles de estafados por la Compañía de los mares del Sur: una comisión investigadora publicó en 1721 un informe de lo sucedido, revelando un fraude y ordenando la detención de los directores de la compañía. El nuevo canciller británico intentó posteriormente apuntalar la compañía, aunque claro, nadie pudo devolver a los afectados sus ahorros.

Ver Burbuja de los mares del Sur (Wikipedia)

3 comentarios:

  1. Lo que parece claro es que a cada ciclo alcista le sigue un ciclo bajista, estallido de la burbuja, crack bursátil o llámalo como quieras. Acertar con el día exacto que se va a producir es impensable, pero algunas señales pueden dar a entender que se ha tocado techo. Exactamente lo mismo que cuando cambie la tendencia de bajista a alcista, habrá determinadas señales que apuntarán en el sentido del cambio de dirección.

    ResponderEliminar
  2. Jesus: Lo que hizo Newton en éste caso es precisamente lo que no hay que hacer, invertir al final de un ciclo alcista o de precios de acciones disparados. Las crisis son momentos de buenos negocios,así dicen...

    ResponderEliminar
  3. A propósito, nunca pensé que en el blog terminaríamos hablando de economía...

    ResponderEliminar