12 mayo 2007

Consejos para sobrevivir en la selva.


Por éstas cosas raras de la web, llegué a un sitio en el que la gente respondía a la pregunta: ¿que le gustaría hacer antes de cumplir los treinta años?. Entre muchas respuestas que no comparto, con la que más estoy en desacuerdo es la siguiente: "Me hubiera gustado viajar a África, perderme en la selva, que me encontrara una tribu desconocida, que me aceptara como miembro, enamorarme de la hija del jefe de la tribu y ser su sucesor. Y de esta manera vivir sin el estres de esta sociedad, sin móvil, tv...sólo con el producto de la tierra. Ser libre completamente".

No entiendo el motivo por el que la gente a veces siente esa necesidad de idealizar la vida en la selva. Yo en cambio, lo imagino totalmente distinto: vivir en la selva sería muy riesgoso.


Vivir en la selva no debe ser nada fácil. Y sino que lo cuenten los aborígenes Guaraníes, que sobrevivieron felices por la selva sudamericana, aunque difícilmente pasaban los treinta para contarlo. De la experiencia de los guaraníes podemos aprender algunas reglas básicas de supervivencia en la selva paraguaya: la lección número uno, distinguir las plantas nocivas de las que ofrecían partes comestibles (es esencial comer para vivir, y no para morir por una intoxicación). Muy importante también aprender a hacer tatuajes con las espinas de las manta-raya, transformar en cuchillos las mandíbulas de las pirañas. Y el truco clave para un momento dulce en la selva, el secreto de la abeja: al atrapar una abeja silvestre y soltarla, la abeja te guía hacia el panal. Traducido y en dos palabras: miel gratis. Elemental untarse la piel con frutos del urucú, para protegerse del sol y de los insectos. Y más importante aún es saber que es un urucú.

Sobre experiencias en la jungla, un ex veterano de la guerra de Vietnam, Leroy Thompson cuenta algunos detalles de lo que significa sobrevivir en la selva, pero del sudeste asiático:

"Tan pronto mi nariz entró en contacto con el fétido aroma de la zona, no podía dejar de preguntarme si esta era la última vez que podría oler algo...Durante el monzón, mis dedos adquirían un color blancuzco y se arrugaban hasta adquirir un aspecto semejante al de los bichos que se arrastraban por su selvático hogar....Las inflamaciones, pequeños cortes y picaduras de insectos eran constantes; mientras la podredumbre se pegaba a nuestros cuerpos pensábamos que en el momento menos pensado se nos caerían los testículos...Las sanguijuelas infestaban la jungla y, sobre todo, nuestros cuerpos...Dormir en la selva era, en el mejor de los casos, estar sometido a una intermitente tortura, excepto cuando uno estaba a punto de caer colapsado por el cansancio..."
En la selva a pesar de estar aislados, también hay muchas cosas que odiar. Yo por ahora prefiero la jungla...de cemento.

8 comentarios:

  1. Hola muy interesante argumento
    pero en mi opinión me gusta mas la naturaleza que la jungla de cemento ;claro que uno no puede tener la idea errónea de pensar que vivir en una jungla es bello y romántico como George de la selva.
    En cambio ir a un lugar por ejemplo Mérida en Venezuela, hay pueblos abastos, farmacias, colegios, universidades, etc.
    y casas, no es como la ciudad pero lo que mas abunda son los países, el ambiente, la naturaleza se ve se siente se respira. Por otro lado en Miranda esta chalet ville una montaña con casas hermosas bien caras por cierto. Pero si estoy de acuerdo con lo que dices que uno en la selva pasaría muchos problemas, en cambio en donde mencione anteriormente estas abastecido de implementos diarios de la vida.

    ResponderEliminar
  2. pero para mi seria una experiencia maravillosa ya sea para volver o no mas sin embargo no deja de ser una aventura para todo mundo la selva es de respeto , mucho respeto... gracias

    ResponderEliminar
  3. bueno si alguien busca algo que no sabe exactamente lo que es sugiero buscar informacion sobre la "orden rosacruz om" quizas aquella informacion pueda ayudar a sobrevivir en la selva pero habria que hacer la prueba

    ResponderEliminar
  4. Yo he vivido tres años en la selva humeda tropical del Darién, en la frontera entre Colombia y Panama, y ha sido una experiencia maravillosa, tanto que ahora pienso comprar un trocito di Caribe. En la selva no se vive solo como lo hacen las tribus. Con los justos recursos, se puede vivir una vida natural sin renunciar a completamente todo. Hay luz electrica 8 horas al dia, pero existen plantas generadoras de coriente. Por eventual escasez de agua, se recoje el agua lluvia y se construien algives. Pero quien no pertenezca para nada a este medio y experimente la desaventura de perderse en una selva, ojala tenga consigo botas, machete, repelente de insectos y fosforos. Con estos elementos se sobrevive. Aunque llueva, hay arboles que tienen dentro de su corteza fibras secas que se encienden con suma rapidez. Con iraka y hojas de palmera se construyen cama o protecciones para las intemperias. Si se encuentra una zona despejada, se aprovecha para prender un fuego con ramas y hojas verdes, que generar abundante humo, primordial señal de sos. Si se encuentra un rio, seguir su curso los llevara a valle.
    Quien se adentre en la selva, debe estar preparado. La naturaleza es sabia y mezquina.

    Una italiana aventurera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porfavor italiana, dame tu correo electronico, para preguntarte mas cosas de como vivir en la selva colombiana, estoy muy ansioso de perderme en lo mas profundo de la amazonia colombiana, ya casi no aguanto la ciudad. Mi correo es camiloandres2009@gmail.com
      GRACIAS

      Eliminar
  5. Por no mencionar tambien a los pumas que acechan a los lugareños.

    ResponderEliminar
  6. yo kiero ir a la selva misionera somos 8 personas se pueder sobrevivir llevando un buen ekipo pachetes achas cuchillos para acer fuego... la idea es acer una casa pero como expantar a las serpientes??? o esos tipos de bichos como arañas y de ese estilo ??

    ResponderEliminar
  7. Me dejas triste con esta pobre noción que dais sobre la madre tierra y la grandeza de la naturaleza. Cuando se comparte algo, es bueno que sean cosas positivas y con un auara de gusto por la vida. Lo siento por tu pobre vision. Ojala despiertes antes de que te lleve el rio.

    ResponderEliminar