19 febrero 2010

El Titanic que fue peor que el Titanic

El Titanic, en función de las versiones cinematográficas, se hundió demasiadas veces, y no siempre por buenas causas. Aunque hay una cantidad de razones, errores y casualidades que provocaron la catástrofe, las explicaciones de la tragedia se sucedieron a lo largo de la historia, con las más disímiles intenciones.

cap arcona 01

Una de las versiones cinematográficas más arbitrarias sobre el hundimiento del Titanic es probablemente la realizada en la Alemania en el año 1943. El objetivo, en años bajo el régimen del nazismo, no era otro que desprestigiar el enemigo británico. El modo de conseguirlo era simple: mostrar una compañía de cruceros como White Star Line, comandada por empresarios ambiciosos y sin escrúpulos que llevaron al Crucero hacia el desastre para cumplir un récord, una teoría jamás probada.

Lo cierto, es que la película misma podría considerarse un fracaso con tintes de naufragio, cuando el régimen decidió postergar su estreno ante el avance de los aliados. El miedo, era que los alemanes asociaran al hundimiento del Titanic con la caída del régimen y de su propio país. Peor aún, el barco utilizado en la filmación de las escenas de exteriores, tendría un final peor que el propio Titanic en cuanto a las dimensiones de la tragedia.

El Titanic de utilería de la película fue nada menos que el Cap Arcona, un crucero de lujo alemán que los años de guerra cambiaría los pasajeros acomodados por soldados, tropas, y finalmente, por prisioneros de guerra. El Cap Arcona nació para el placer y fue desvirtuando sus funciones hasta protagonizar uno de los desastres menos contados de la Segunda Guerra Mundial.

cap arcona 02

imagen de la cubierta con pista de tenis del Cap Arcona en Gare Matitime

El trasatlántico alemán fue un crucero de lujo construido para realizar sus primeros viajes entre Alemania y Sudamérica, trasladando inmigrantes y pasajeros pudientes hacia el Nuevo Mundo. Las similitudes entre las historias del Titanic y el Cap Arcona no son pocas, pero ambas historias toman caminos distantes en cuanto a las causas del posterior desastre.

cap arcona 04

Imagen en Naval Security

El crucero alemán fue uno de los más lujosos de su época, botado en el año 1927, con una vida útil mucho más larga que su predecesor. Luego de años al servicio del placer, en tiempos de guerra, pasaría a formar parte del ejército alemán. El Cap Arcona fue utilizado como buque alojamiento y como curiosidad, durante un período, como set de filmación para la versión propagandística alemana sobre el Titanic. Hacia el año 1945, el Cap Arcona se dedicaba exclusivamente a trasladar soldados desde Prusia Oriental al territorio de Alemania Occidental, pero ya en los últimos días de guerra, fue destinado a concentrar prisioneros frente a la costa de Neustadt_in_Holstein.

El 3 de mayo de 1945, el Cap Arcona se encontraba anclado en la bahía de Lubeck junto a otros barcos: el Thielbeck, el Athen y el Deutschlad. En sus bodegas, miles de prisioneros sobrevivían luego de varios días a la espera de ser trasladados, en un ambiente oscuro, frío, sin agua ni alimentos, y hacinados respirando un hedor insoportable. Por la mañana, escucharon el ruido esperanzador de los aviones ingleses que realizaban ataques en la zona. Todos los prisioneros, podrían intuir el final cercano de la guerra con los extraños movimientos, pero difícilmente imaginarían que en pocas horas, serían atacados por los aviones de los aliados.

El Cap Arcona, estaba afectado a un confuso programa por evacuar prisioneros de los campos de concentración alemanes con un fin que aún hoy es una siniestra incógnita. Tiempo después, en el Tribunal de Crímenes de Guerra, Karl Kaufmann declararía que bajo el mando de Berlín, los prisioneros eran trasladados en una supuesta reorganización alemana. Otro testimonio (el del general de las SS Bassewitz-Behr), develaría un plan para hundir los barcos en alta mar junto con todos los prisioneros.

cap arcona 03 Por el otro bando, los pilotos de la fuerza atacante, los aliados de la Real Fuerza Aérea británica, declararon tiempo después que no tenían conocimiento sobre la cantidad de prisioneros a bordo del Cap Arcona y de los otros barcos en la bahía. En cualquiera de los casos, a los prisioneros de guerra sólo les aguardaba una tragedia difícil de eludir: en manos de los alemanes, un buen final era muy improbable. En manos de los aliados, las bombas no tardaron en tumbar y hundir al Cap Arcona en pocas horas.

Las escenas del desastre, entre oficiales y guardias de las SS disparando contra los prisioneros que pudieron escapar de los compartimentos de las bodegas llenas de humo y muerte, fueron poco menos que dantescas. Algunas embarcaciones alemanas se acercaron al escenario del hundimiento, pudiendo rescatar a unos 400 hombres y 20 mujeres de las SS de un total de 600, junto a 20 marineros.

De los prisioneros, sólo sobrevivieron unos 350. Se estima que en el desastre del Cap Arcona, unas 5.000 personas perdieron la vida, entre los que murieron de hambre o enfermedades, asfixiados por el humo, o fusilados por los guardias de las SS cuando estaban escapando a nado. Durante semanas, cientos de cuerpos llegaban por el oleaje hasta la costa, y fueron enterrados en una fosa común en Neustadt in Holstein. Varias décadas después, los restos óseos seguirían apareciendo en la costa. Los últimos hallazgos fueron registrados en el año 1971. Los otros barcos en la bahía, también fueron bombardeados, incluyendo El Thielbeck, con unos 2.800 prisioneros a bordo que en su mayoría murieron.

La tragedia del Cap Arcona y el Thielbeck, por si solas significaron uno de los mayores errores de inteligencia de guerra, un episodio silenciado por la historia. No existen menciones oficiales de la tragedia ni ofrendas en la memoria de las víctimas del desastre del Cap Arcona y el Thielbeck. Tan sólo perduran en la costa de Lübeck unos pequeños monumentos de roca construidos por algunos de los sobrevivientes, con inscripciones en memoria de los prisioneros del campo de concentración de Neuengamme, y un monumento en la memoria de las víctimas del Cap Arcona en el cementerio de Grömitz.

El Cap Arcona, permaneció volcado en la Bahía hasta ser desmontado por un equipo de buzos en el año 1950. Curiosamente, el Thielbek fue reflotado cuatro años después del hundimiento, reparado y devuelto a servicio operando para distintas compañías navieras. En el año 1995 se realizó en la ciudad de Neustadt in Holstein una conmemoración tras cumplirse cincuenta años del hundimiento. Uno de los sobrevivientes del desastre estuvo presente.

Información en Wikipedia sobre Cap Arcona / Película Titanic de 1943

Cap Arcona en Exordio / Más información en Universität-Hamburg

Versión completa de la película Titanic (1943) en YouTube

También en Visión Beta: El desastre del crucero Gustloff

8 comentarios:

  1. Como siempre, gran historia y completamente desconocida para mí, muchísimas gracias por tu trabajo. Un gran saludo

    ResponderEliminar
  2. [...] trasladar soldados desde Prusia hacia Alemania [...] eso es un poco ambiguo ¿no?

    http://es.wikipedia.org/wiki/Prusia

    ResponderEliminar
  3. [...] trasladar soldados desde Prusia hacia Alemania [...] Creo que está corregido, el dato se refiere al territorio de Prusia Oriental, bajo control de la Alemania nazi.

    ResponderEliminar
  4. Interesantísimo Matías!
    Desconocía por completo la existencia del Cap Arcona. Y triste final, parece que de todas formas esos prisioneros estuvieron condenados a muerte desde el inicio...

    Saludos desde Quito.

    ResponderEliminar
  5. Un duro episodio más de la guerra. Es una paradoja que a los prisioneros les llegara la muerte de manos de los propios aliados, pero así es el sin sentido de las guerras.

    Buen artículo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. La verguenza no contada por los historiadores. Gran episodio digno de ser llevada al cine para refleccionar sobre la verdad de los errores de la guerra y lo bestial que puede llegar el hombre en su estupidez nacionalista.

    ResponderEliminar
  7. Esta es otra de las muchísimas historias acontecidas durante la guerra que poca gente conoce. Yo no me incluía entre ellos hasta ahora.

    Cuando hay una guerra, la gente pierde la cabeza, especialmente los dirigentes. Parece que las vidas humanas valen menos, y que cualquier acto está justificado por esa guerra. No es así, pero es lo que ocurre a menudo.

    Por desgracia, el destino de los pasajeros estaba escrito, y no les quedaba mucho.

    Fantástica historia!

    ResponderEliminar
  8. Como puede ser tan tendencioso y miserable el articulo

    ResponderEliminar