28 febrero 2010

Un rinoceronte apasionado por un colchón

Maalin es un rinoceronte huérfano, adoptado por el orfanato y Fundación David Sheldrick con tan sólo dos días de vida, luego de ser abandonado por su madre tras un nacimiento prematuro. El 17 de diciembre de 2009 cumplió un año, y así la mayor parte de su corta vida la pasó bajo el resguardo de la organización situada en Kenya.

image

Maalin llegó al lugar con un tamaño muy bien ilustrado en la imagen posterior, y gracias al empeño y experiencia de sus cuidadores ha logrado crecer en perfectas concidiones. La curiosidad, es que en su corta vida, ha desplegado una simpática relación con un viejo colchón.

image Desde los primeros días, Maalin quedó deslumbrado con la suavidad y comodidad del colchón que le asignaron en su establo, al punto de mostrar más amor por él que por la botella de leche que recibe cada cuatro horas. El dormir en su establo, el pequeño no se despega de su reconfortante compañía.

El colchón, ha servido incluso para facilitar las mudanzas de Maalin de establo a establo, dejando lugar a los nuevos llegados al orfanato. Maalin se muda siempre con su colchón y así se adapta perfectamente a los cambios. Lo que me ha inspirado para la entrada, además de lo simpático del tema, es el modo innovador en que Maalin encuentra para utilizar el colchón: al entrar a su establo cada noche, lo empuja hacia arriba y se mete por debajo hasta convertirlo en una tienda, asomando su cabeza por uno de los lados.

image 

En tal posición se duerme, y amanece sin moverse, como disfrutando de un resguardo simulado. Sus cuidadores aseguran verlo tan satisfecho, que incluso gustaría salir a dar sus rondas diarias con su colchón a cuestas, si no fuera porque terminaría atascado en la arboleda.

La Fundación David Sheldrick es una organización de carácter benéfico asentada en Kenya, dedicada a adoptar rinocerontes y elefantes huérfanos desde el año 1977. La fundación, tras años de prueba y error, supo entontrar la fórmula adecuada para la leche que se les suministra a los elefantes, destetados en edad temprana por la muerte de sus madres. La fundación, a lo largo de años de funcionamiento, ha conseguido criar con éxito a 82 crías lactantes de elefante, incluyendo a dos recién nacidas. Más de 40 elefantes ya adultos viven en forma libre entre sus pares en el Parque Nacional Tsavo, tras una transición y adaptación que puede tomar hasta diez años.

En su sitio web se pueden leer historias y anécdotas como la de Maalin, además de conocer los objetivos y métodos de trabajo de la fundación. A través del sitio web, se puede colaborar haciendo una donación para apadrinar a alguno de los elefantes o rinocerontes huérfanos.

Todas las imágenes publicadas poseen derechos de autor a nombre de David Sheldrick Wildlif Trust, y son publicadas bajo su autorización.

5 comentarios:

  1. La ternura que expresa éste cachorro es tan única como la que se puede ver en éste enlace http://mandelrot.com/2010/01/brrrr-que-frio.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email
    Sé que no son animales de la selva, son de aquellos que podemos ver a diario en casi cualquier lado.
    Me gustó muchísimo ésta entrada, es Excelente, 1.000 Gracias por compartir ésta historia e imágenes, que te dan una sonrisa duradera despues de ver lo que hay en t.v.. Me encanta.

    ResponderEliminar
  2. No puedo acceder a la web de la fundación David
    Sheldrik

    ResponderEliminar
  3. amemos a los animales y no los matemos mas

    ResponderEliminar