25 mayo 2008

Ciudades de mentira.

La mentira puede tomar formas piadosas, pero también materializarse descaradamente hasta alcanzar el tamaño de una ciudad de utilería. A continuación, dos casos de "ciudades de mentira" construídas con el único propósito de dar una imagen que no es: escenografías urbanas montadas para impresionar ojos ingenuos, una ciudad propagandística y un campo de concentración bajo los efectos de campañas de manipulación llevadas al extremo.

Kijong-dong: la ciudad propagandística.

Kijong-dong es una ciudad de aparente modernidad norcoreana situada en la zona desmilitarizada de Korea. Sin embargo, la apariencia de prosperidad no resiste un examen exhaustivo a vista de prismáticos: quienes han podido observarla desde el lado surcoreano afirman que es una verdadera ciudad de utilería, también conocida como la ciudad propagandística.

Imagen Christopher

Los edificios, apenas muestran señales de vida, los soldados caminan por sus calles esporádicamente, los departamentos ni siquiera tienen ventanas, y suelen encender sus luces al unísono, y siempre a la misma hora. Lo curioso es que la pequeña aldea con poca actividad, cuenta con el mástil más alto del mundo (160 metros), capaz de rivalizar con la ciudad más próxima surcoreana, en una competencia por exhibir la bandera más alta que por supuesto, ganaron con facilidad. Kijong-dong tiene toda la apariencia de una ciudad para ser mostrada pero en la que pocos viven.



El Gueto "Paraíso" de Hitler.

El vídeo a continuación, es un documental propagandístico realizado por el régimen Nazi en un gueto judío: muestra una imagen de felicidad y armonía. Por supuesto es una farsa montada para mostrar al mundo las "bondades" de los que luego serían descubiertos como campos de concentración:



Situado en Theresienstadt, 60 km al norte de Praga, el campo de concentración de Theresianstadt gozó de algunos "privilegios" sólo por ser un montaje para engañar a los observadores internacionales: Theresienstadt debía mostrarse como una colonia judía modelo. Para ello se rodó el documental con un nombre nunca más inapropiado: "El Führer regala una ciudad a los judíos". La ciudad-gueto gozó de actividades impensadas: se instalaron cafés y hubo una cierta movida cultural entre sus prisioneros, incluyendo conciertos, cabaret y conferencias. De 144.000 judíos encerrados en el campo de Theresienstadt se calcula que murieron una cuarta parte a causa del hambre y enfermedades. En la entrada al campo, un cartel instalado irónicamente por el régimen Nazi reza: "el trabajo libera". Aún se puede ver el cartel al visitar lo que hoy es un museo en memoria de las víctimas. (Imagen)



Potemkin Village: la manipulación como estilo.


La expresión "aldea Potemkin" puede utilizarse en forma genérica a toda simulación que intente maquillar una realidad indeseada. Según la leyenda, el mariscal Duque Grigori Alexandrovich Potemkin (1739-1791) dio forma a uno de los primeros registros de ciudades de mentira, pueblos y villas inexistentes montadas como si fueran una escenografía de película en Crimea, para impresionar a su soberana la zarina Catalina II de Rusia la Grande, durante el recorrido por los nuevos territorios conquistados. La imagen de pueblos idílicos de prosperidad que supuestamente pudo observar en su ruta, no eran más que bastidores construídos para ocultar la situación catastrófica de la región. Cada pueblo era desmontado después de la visita y vuelto a montar en un nuevo emplazamiento listo para la visita de la soberana. Aunque la veracidad de tal historia puede discutirse según muchos historiadores, es probable que haya sido una versión exagerada por los propios opositores de Potemkin, aunque con algún grado de verdad. Actualmente, el término se aplica regularmente a cualquier campaña de manipulación para desvirtuar la verdad, muchas de ellas de ardiente actualidad.

2 comentarios:

  1. Este blog a veces me hace daño; porque me demuestra lo estúpido que puede ser el hombre, las idioteces que podemos hacer con tal de mostrarnos más estúpidos todavía... pero creyendonos inteligentes por la estupidez...

    ResponderEliminar
  2. Anahí: el hombre puede ser estúpido pero también hacer cosas maravillosas...me esmero por tratar de ir equilibrando lo más posible, aunque a veces...

    ResponderEliminar