16 abril 2008

El mausoleo de un dictador que se convirtió en tobogán.

Un grupo de niños y no tanto, utiliza un museo en forma piramidal, como si fuera un gigantesco tobogán en donde deslizarse. Situado en el centro de la ciudad de Tirana, en Albania, el museo fue construido en honor a Enver Hoxha, el dictador que condujo el régimen comunista desde 1946 hasta 1985, el año de su muerte.

El adefesio piramidal, diseñado con la colaboración de su propia hija, fue terminado recién en 1988. Tras la caída del comunismo, los propios albaneses, con un alto sentido de ironía, lo convirtieron en un improvisado lugar de entretenimientos en el que grandes y chicos se divierten deslizándose por sus techos empinados.

Tras las elecciones de 1992 y la llegada de la democracia, la construcción fue popularmente bautizada como La Pirámide. Desde entonces, ha sido afectada a nuevos usos. Situado en un punto estratégico de la ciudad de Tirana (ver localización), el fin con el que fue construida la pirámide tuvo una corta vida, pero gracias a su forma, una destino más feliz.

Imagen 1, 2

4 comentarios:

  1. Jujuju, al ver las imágenes me ha entrado un mono de tirarme por ahí... Anda que no apetece ni nada :P

    Pero bueno, me parece bien que haya alegría aunque sea un museo. No creo que se estropee la estructura porque unas cuantas personas se tires por ella, así que cuanto más divertido, mejor

    ResponderEliminar
  2. Bien lo dice, para chicos y no tanto...la historia y el diseño se han puesto de acuerdo para divertir a la gente..

    ResponderEliminar
  3. Podríamos aprender aqui en España y utilizar la cruz del valle de los caidos para hacer puenting

    ResponderEliminar
  4. Tuve la oportunidad de visitar el museo en el verano de 1990 cuatro antes de la caída del régimen y si mal no recuerdo ya había niños haciendo eso.

    ResponderEliminar