18 marzo 2008

El planeta Endor en la tierra: una aldea para gente Friki.

El escenario de la luna de Endor tiene una versión real en la Tierra. En Digg, leía sobre la finca Bellavista, un lugar que sin duda encuadra entre "los que parecen de ficción", pero además ideal para gente amante de la naturaleza o verdaderos frikis. La finca se encuentra en la base de una montaña de 1.800 metros de altura en la costa del Pacífico Sur de Costa Rica, en un edén tropical rodeado de ríos y playas paradisíacas, pero lo que caracteriza a ésta extraña urbanización es la disposición de sus casas: construídas en lo alto de frondosos y resistentes árboles, y distribuidas en una extensión de 125 hectáreas, se desarrolla un increíble comunidad de casas en el árbol con un estilo de vida ecológico y sustentable.

Los responsables del proyectos son Matt Hogan, un consultor de marketing deportivo de Maryland y su mujer, Erica, ex editora de periódico de Colorado. Ambos fanáticos del surf, conocieron en un viaje el lugar y fascinados, decidieron dar un vuelco en sus vidas. Inspirados en la aldea de los Ewoks, de la Guerra de las Galaxias, decidieron construir una comunidad de casas en los árboles, basados en una vida rodeada de aventura y naturaleza. El proyecto no tardó en ganar adeptos entusiastas, con la idea de construir casas de descanso o para alquiler en el medio de un bosque, rodeados de vida salvaje, cascadas y senderos en donde vivir en pleno contacto con la naturaleza.

Para desarrollar el proyecto, los Hogan contactaron a
Roderick Romero, un famoso diseñador de casas del árbol, que comenzó a diagramar diseños adecuados para el lugar en función del tamaño de los árboles y el peso que pudieran soportar. Los materiales utilizados se obtienen de restos de maderas del lugar, y son transportados por caminos estrechos para no dañar el entorno. Cada diseño de casas del árbol es diferente según la estructura y fortaleza del árbol.

Un párrafo aparte merece el sistema de transporte del lugar: una red de rieles y plataformas que interconectan las casas y puentes para trasladarse por el aire. Por tierra, se utilizan senderos estrechos, ya que por supuesto, no está permitido utilizar vehículos.

Para autoabastecerse, utilizan un sistema para capturar el agua de lluvia a través de los techos de las casas, teniendo en cuenta que las lluvias en el bosque tropical son abundantes. La electricidad se obtiene simplemente utilizando el agua que fluye a través de la montaña en forma de ríos y cascadas, aprovechadas con una turbina de potencia junto a un generador eléctrico. Así el agua es desviada a la turbina por una tubería y finalmente devuelta al río en su estado natural. El lugar cuenta además con Internet inalámbrico (wi-fi) para que vivir en la selva permita además estar conectado al mundo.

Aunque todavía no viven el lugar más que los creadores , el crecimiento es reciente (llevan vendidas 28 de las 72 parcelas disponibles)
y de a poco, aparecen nuevos compradores ilusionados con pasar una temporada en la versión terrestre del planeta de los Ewoks.

Sitio oficial Finca Bellavista
Info en VancouverSun
Vía Digg / Gizmodo

7 comentarios:

  1. Una chulada. Pero no olvidemos que la aldea ewok no está en endor, sino en su luna

    ResponderEliminar
  2. Erredé: buen aporte, igualmente está aclarado al comienzo de la nota...

    ResponderEliminar
  3. Yo no he visto Star Wars (lo sé, es un pecado jeje), pero realmente me gusta el sitio porque sería como una especie de vida a lo salvaje (Y le quetaría el wifi para aumentar la experiencia, claro). Seguramente divertido ir a pasar ahí el verano.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. Para mí que quisieron hacer una ciudad como la de los juegos Myst y no les quedó otro remedio que recortar gastos. Jejeje

    ResponderEliminar
  5. SI que es curioso, si... una mezcla de la Luna de Endor, Kashyyyk y la Era del Bosque de Canales.

    ResponderEliminar
  6. Ponerle una tubería a un río resultará muy práctico pero viene siendo poco ecológico. El agua será la misma pero te cargas el régimen de caudales. Ahora, la idea wappísima.

    ResponderEliminar