26 febrero 2008

Tras la pista de la Habitación Ámbar: el último gran tesoro de los Nazis.

La desaparecida Habitación Ámbar [ING], una descomunal cámara palaciega hecha con paneles de ámbar y decorados en oro, sustraída por los Nazis del interior del Palacio de Catalina en Leningrado (San Petersburgo), permanece como uno de los misterios más duraderos de la Segunda Guerra Mundial.

Por éstos días, se está realizando una investigación que podría transformarse en el segundo gran descubrimiento de la reserva secreta de los Nazis, después del hallazgo en la mina de Merkers en 1945 (ver: Descubriendo la reserva secreta de los Nazis). Si se confirma la noticia del hallazgo del último gran tesoro de los Nazis, las increíbles imágenes de 1945 podrían reeditarse, pero en una versión del siglo XXI.

La expectativa que generan los anuncios realizados por los cazadores de tesoros no son en vano: cerca de Deutschneudorf, en las montañas de la frontera entre Alemania y República Checa, afirman haber detectado una caverna laberíntica, en la que detectaron en el interior metales preciosos y posiblemente la magnífica Habitación Ámbar. El lugar se encuentra bajo total vigilancia mientras se realizan estudios que podrían demorar semanas, acerca de la posibilidad de que la cueva esté rodeada de explosivos para protegerla. El posible hallazgo, es el resultado (ideal) de una búsqueda que lleva años: el Sr Haustein rastrea la Habitación Ámbar desde hace años, invirtiendo gran parte de su fortuna.

La mayor pista salió a luz con unos antiguos documentos con coordenadas del tesoro oculto. Y aunque algunas versiones hablan de que la magnífica Habitación Ámbar fue destruída en el bombardeo, o transportada en un submarino alemán hundido por los rusos, las posibilidades de develar uno de los últimos grandes misterios de la guerra podría producirse en éstos días. Aunque la Habitación Ámbar fue reconstruída en el año 2003 en el mismo Palacio de San Petersburgo, y como una réplica exacta, la original podría verse bien conservada tal como las imágenes.

Y si acaso la Habitación no está en la cueva, igualmente podría ser un hallazgo de riquezas de dimensiones sorprendentes, que no tardaría en recorrer las portadas de los medios más importantes del mundo.

Ver Galería de Imágenes de la Habitación Ámbar
Via Spiegel online

3 comentarios:

  1. El verano pasado, 2.007, estuvimos en Rusia y fuimos a ver el palacio en cuestión (Palacio de Catalina en Pushkin). La verdad es que a falta de ver el original (obviamente) la reproducción que hay ya es una auténtica maravilla.
    Eso sí, la cola de cuatro horas al sol que tuvimos que hacer para poder entrar y estar viendo como todos los rusos se nos iban colando sin que nadie dijera nada fue muy irritante. Es mucho mejor ir con un viaje organizado que por tu cuenta.

    Si se encontrara realmente donde buscan el nuevo depósito de obras de arte y dinero de los nazis, ya tenemos guión para la quinta de Indiana Jones.

    ResponderEliminar
  2. ES sumamente curioso imaginar que luego de cinco años de hacer la réplica aparezca la original. ¿Cuál sería entonces el destino para cada una de ellas? ¿Quitar la copia para poner la original que quedará igual que la copia?. Totalmente de acuerdo en cuanto al descubrimiento, éste tema da para un guión de película. Aunque claro hay que esperar anuncios más concretos.

    ResponderEliminar
  3. la copia podria a a Koningsberg, que es el ultimo sitio donde estuvo

    ResponderEliminar