04 diciembre 2007

Cinco minutos en el infierno.

Nuestro planeta está lleno de lugares inhóspitos por sus condiciones extremas. Sin dudas, la Cueva de los Cristales está entre ellos, y no es un lugar recomendado para recorrer (sólo para enemigos) si consideramos que nadie podría sobrevivir más de diez minutos. Para imaginar estar dentro de ella deberíamos compararlo con adentrarnos en una cacerola en cocción al vapor.
La Cueva de los Cristales es uno de los hallazgos geológicos más impactantes de los últimos años. Fue descubierta en el 2000 casi por casualidad en las profundidades de las minas de Naica, al norte del estado de Chihuahua (Mexico), y podría considerarse la maravilla subterránea más impactante de la Tierra por sus deslumbrantes bloques de cristal de más de 14 metros de largo.

El lugar es también conocido como bosque de cristal e ideal para filmar algunas escenas de "Viaje al centro de la tierra". Pero el escenario deslumbrante es también un lugar tan inhóspito, que al descender a recorrerlo, nuestra expectativa de vida disminuye a apenas unos 10 minutos (como mucho). La temperatura, no desciende jamás de los 48º C, y la humedad constante al 100% convierten a la Cueva de los Cristales en una especie de cacerola de cocción al vapor. Una de las primeras imágenes de una incursión al lugar, nos muestra un recorrido de no más de cinco minutos de sudor intenso:



La cueva posee los cristales de mayor tamaño del mundo, formados luego de millones de años de acumulación de compuestos minerales por goteo combinados con una temperatura ambiente constante.

En la cueva se realiza desde 2006 una investigación con una duración estimada de tres años a cargo de espeleólogos e investigadores.

Por supuesto que uno de los grandes desafíos para la investigación, fue el diseño de trajes especialmente acondicionados con sistemas de refrigeración, y calzados "anti-cristales", que permiten extender el tiempo de permanencia en la cueva hasta las dos horas. El equipo de investigación busca resolver las preguntas aún sin respuesta, acerca del modo en que se formaron y conservarán los gigantes de cristal de Chihuahua, y para hacerlo emplean métodos que podrían equipararse a la exploración espacial. La diferencia es que estamos en la mismísima Tierra, o cualquiera diría, en una locación del infierno. Un lugar hermoso, pero muy, muy caliente.

2 comentarios:

  1. El vídeo es realmente increible, y se aprecia perfectamente la calor tanto por el efecto que el vaho hace en la cámara como por los colores y el sudor de la gente. Hermosura y peligro se fusionan de una forma increible...

    Por cierto, buen título :P

    ResponderEliminar
  2. Es eso mismo, una combinaicón perfecta de belleza y peligro, como bien decís. A pesar de que no sentimos el calor del lugar, se transmite a través de la atmósfera que nos muestran, los rostros sudados, debe ser impresionante estar ahí.

    ResponderEliminar