08 diciembre 2007

La carretera que se cierra por un atasco de cangrejos.

Cada año, en las islas Navidad (Christmas island), en el Océano Índico, ocurre un fenómeno ligado al ciclo de reproducción de los cangrejos rojos, que altera por completo el tráfico (y la vida) del lugar. Hacia octubre y noviembre, millones de cangrejos rojos abandonan los bosques y lagos naturales en que viven, para emigrar hacia el mar a reproducirse y desovar, en un proceso que se conoce como la migración del cangrejo rojo. Lo curioso es que para evitar interferir con el imponente mar de cangrejos que cruzan la zona, los pobladores y el gobierno organizan cortes en las carreteras aledañas a la costa e incluso llegan a señalar con carteles los "Cruces de cangrejo", evitando una verdadera masacre de cangrejos.


Así, los cangrejos se adueñan del lugar como un ejército (rojo), avanzando en grandes columnas y atravesando todo tipo de obstáculos, en un viaje de ida y vuelta que puede durar unos 18 días. El volumen de cangrejos es tal, que incluso puede divisarse la migración desde el aire como una gran mancha roja que avanza hacia la costa. Si bien se calcula que unos cien mil cangrejos mueren bajo las ruedas de los coches, son una cifra mínima, comparada con los aproximados 120 millones de ejemplares que habitan el lugar, suficientes para invadir calles, jardines, campos de golf, y todo lo que se cruce por su camino, alterando por completo la vida del lugar.



El viaje del cangrejo rojo dura algo más de dos semanas, y aunque se presuma lo contrario, los pobladores y lugareños han aprendido a valorar y proteger a los cangrejos rojos durante su proceso de migración. De hecho, muchos residentes colaboran con la migración del cangrejo rojo transportándolos a través de cajas, o guiándolos por caminos más seguros. Mientras que luego de la reproducción, los machos regresan rápidamente a los bosques, las hembras deben permanecer en la costa un tiempo mayor, y la tarea no es nada relajada: una sola hembra puede anidar hasta 100.000 huevos durante 13 días.

Más info (en inglés)

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Realmente asombroso

    "y aunque se presuma lo contrario, los pobladores y lugareños han aprendido a valorar y proteger a los cangrejos rojos durante su proceso de migración"

    Aunque se presuma de lo contrario? Quieren aparentar que odian los cangrejos y que no los cuidan? qué extraño :S

    ResponderEliminar
  3. Con lo de "presuma lo contrario", me refería al hecho de que al ser una "plaga", muchos pensarían que naturalmente habría que exterminar a los cangrejos. Pero positivamente, han aprendido a respetar y cuidarlos, un hecho para tomar como ejemplo. No siempre es así. Quizás no había quedado claro....

    ResponderEliminar
  4. Alucinante,sin palabras,me hacia una idea de como seria,pero me he quedado corto

    ResponderEliminar