13 noviembre 2007

La ciudad de las escaleras.

Extraño fenómeno el de los comentarios del blog (o no tanto). Muchos visitantes dejan sus comentarios en anotaciones antiguas, mientras que las anotaciones actuales en portada del blog permanecen relativamente desoladas. Como consecuencia, explorando un poco el blog, es posible encontrar aportes que suman mucho a los temas tratados tantos meses atrás, y que se agradecen. Por ejemplo, la anotación de hoy deriva de el comentario de patrick en la anotación Ciudades fantasmas, abandonadas o en decadencia.

Así como en el oeste norteamericano nacían y morían pueblos asociados a la fiebre del oro, el caso de la ciudad de Sewell, a 150 km al sur de Santiago, podría encasillarse en el fenómeno de ciudades "intermitentes", asociadas a la temporal actividad minera que se alterna en distintos puntos de la región. Sewell, nació en 1904 como una base o campamento para los trabajadores de la actividad minera del cobre, tan desarrollada e importante para la economía chilena. Sewell fue declarada desde 2006 por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, a modo de reconocimiento como modelo de ciudad construída en lugares lejanos para solventar un recurso económico.


Sewell está enclavada en una ladera de la cordillera chilena sobre un pronunciado desnivel, por lo que podría considerarse una de las únicas ciudades de la era moderna que no posee calles, y que además, el eje central de circulación lo conforma una escalera que comunica a los edificios principales. La escalera, es entonces la única vía de tránsito del pueblo, comunicando la estación de trenes a un lado, con la industria minera.

Su situación en desnivel extremo dio lugar a una estructura urbana más que particular en donde el crecimiento se produjo en altura, con edificios sobre un terreno accidentado y continuamente erosionado. Si nos cuesta imaginarmos como sería construir un pueblo en una ladera abrupta, el resultado hecho realidad lo encontramos en la ciudad de Sewell: en Sewell, no pueden circular vehículos y sólo podemos desplazarnos a través de una gran escalera central que se elevaba cruzando el pueblo, dejando libre pequeñas plazoletas de forma irregular alternadas con árboles y plantas. La escalera, comunica así a ambos lados con pasajes en subidas (o bajadas) abruptas y escaleras más pequeñas que comunican los distintos niveles de la ciudad. Sewell alcanzó su máximo esplendor en 1960, llegando a los 15.000 habitantes, para luego decaer abruptamente por el traslado de los trabajadores. Sin llegar a quedar abandonada, Sewell subsiste con apenas unas instalaciones industriales en funcionamiento. En los 80 fue demolida en un gran porcentaje, y actualmente es restaurada para fines turísticos, realzando su pintoresco colorido y atractivo con el lema de "La ciudad de las escaleras".

[imágenes ]

7 comentarios:

  1. Lo del fenomeno de los comentarios del blog... la culpa la tiene google, y otras páginas que enlazan al link de la entrada un tiempo despues, mientras que el usuario comenta sin fijarse en la fecha.

    Respecto a lo de la ciudad, muy impresionante la segunda foto...

    ResponderEliminar
  2. Haciendo números, si dicen que se calcula un comentario cada 100 visitas, debería tener al menos 100 seguidores a diario en cada post de portada para encontrar siempre algún comentario, lo cual está probado que no se cumple. En conclusión; ¡cada uno de tus comentarios valen por 100!....

    ResponderEliminar
  3. Uff, ¡nunca me han echado un alago me tan grande! Jajajaja

    (A lo de que cada uno de mis comentarios vale por 100 O.o)

    ResponderEliminar
  4. Ya vez que los comentaristas del blog los voy malcriando de a poco...jaj

    ResponderEliminar
  5. Sewell no queda en el norte, sino en el centro deChile, cercano a Rancagua a 90kms de Santiago.

    ResponderEliminar
  6. Jorge: corregido (Sewell se encuentra a 150 km al sur de Santiago y a 64 km de la ciudad de Rancagua) Fuente Wikipedia. ¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  7. lo q queda de sewell es un tercio de lo q era , se robaron todo

    ResponderEliminar