05 noviembre 2007

El museo que no se ve y las torres más descolocadas.

En español no podemos dejar de pensar que el nombre no es muy apropiado para un museo de arte: Chichu Art Museum. El museo de Arte Chichu se encuentra en Japón, y la palabra Chichu se refiere sin embargo, a algo en medio de la tierra, pero en completa armonía. Ninguna palabra mejor para definir a un museo que no se ve. El Museo de arte se encuentra "escarbado", en lo alto de una colina de 600 m. de altura en una especie de edificio semienterrado con el fin de preservar intacto el paisaje del Mar Interior de Seto. El Chichu Art Museum muestra las obras de sólo tres autores: el impresionista francés Claude Monet y los artistas norteamericanos contemporáneos Walter De María y James Turrel, pero como curiosidad, es uno de los únicos museos en el que cada sala está especialmente diseñada en función de las obras que exhibe. El diseño del museo pertenece al reconocido arquitecto japonés Tadao Ando, que define su obra con una frase elocuente:

"Tengo una inclinación casi inconciente hacia los espacios subterráneos. Cualquiera sea la naturaleza del sitio, trato de crear arquitectura que nunca se imponga más que su entorno"

En cuanto a las imágenes del interior del museo, es difícil encontrarlas incluso en el sitio oficial, quizás debido a la prohibición de tomar fotografías en la mayoría de los museos japoneses. Sólo he dado con algunas imágenes del interior del museo en Flickr.

Lo contrario de éste ejemplo de arquitectura en armonía con el entorno, y dentro mismo de Japón, serían las torres del Alpha hotel, en la isla de Hokkaido. En éste caso la arquitectura se traga por completo a su entorno. Por lo que conozco, las torres más descolocadas que he visto en éste planeta:

Si alguien conoce la palabra justa en japonés para definir éste "esperpento", se agradece.

3 comentarios:

  1. Lo de esas torres es una autentica aberración... Aunque siento curiosidad por estar ahí (supongo que ese morbo es lo que les da fama y riqueza)

    ResponderEliminar
  2. Torres tristemente célebres, vaya arquitectos...a propósito de ésto, ejemplos de aberraciones abundan incluso en mi propia ciudad, donde hay torres de 40 pisos junto a la playa que tapan el sol apenas a las cinco de la tarde. Cero planificación turística e impacto ambiental...

    ResponderEliminar
  3. Sin duda. Lo que mueve a este planeta es el dinero, aunque parece mentira, es la triste verdad...

    ResponderEliminar