06 noviembre 2007

Casos reales de personas congeladas en el tiempo

Primero aclaro que ésta anotación no tiene nada que ver con el supuesto congelamiento de Disney. Existen a lo largo de la historia distintos casos de personas que para preservar sus vidas, tomaron la decisión de desaparecer del mundo tal como lo conocemos, y perder durante años todo contacto con la sociedad.

Treinta años
en la Jungla

Un caso de los más resonantes es el del integrante del ejército japonés Hiroo Onoda, quien durante la Segunda Guerra Mundial en 1944, es enviado a la isla de Lubang, en Filipinas. Con el avance aliado, la mayor parte de las tropas japonesas fueron muertas o capturadas. Hiroo Onoda, y tres hombres más, se escondieron en la selva densa sin enterarse del final del conflicto. Mientras que años después, sus compañeros se fueron entregando rendidos al ejército filipino, o murieron en enfrentamientos, Hiroo Onoda, leal a su ejército, permanece por 29 años recluido en la jungla, y es dado por muerto por el ejército japonés. Descubierto por un estudiante japonés en la selva, Onoda sólo depuso las armas en 1974 cuando el oficial Mayor Taniguchi, a su mando entonces, fue localizado por el gobierno japonés, y acepta viajar especialmente a buscarlo, abandonando temporalmente su trabajo como librero en Japón.

Lo increíble, es que 29 años después Onoda entrega su rifle Arisaka Tipo 99 en perfecto estado, incluídas 500 municiones y granadas de mano. Debido a varios incidentes anteriores con las fuerzas de seguridad filipinas, Onoda sólo puede salir de Filipinas luego del indulto del presidente Ferdinand Marcos. Onoda se traslada posteriormente a Brasil como agricultor, publicando años después una autobiografía detallando sus experiencias en 30 años de guerra ( No Surrender: My Thirty-Year War, shortly after his surrender). Actualmente, Hiroo Onoda vive en Japón. Cabe mencionar, que hace tan sólo dos años, en un caso similar, aparecieron dos soldados octogenarios del ejército japonés también en la selva filipinas.


Ruanda: una década en la jungla.


En Ruanda y la República Democrática del Congo, también existen historias de vida marcadas por una auto-reclusión. Casos numerosos de personas pertenecientes a las etnias en conflicto durante el genocidio, que encontraron en la jungla el único modo de sobrevivir al horror. Incluso durante años, permanecieron protegidos en la jungla aún sabiendo del fin del conflicto, pero con temor a represalias. Diez años después del genocidio, muchos auto refugiados, en dramáticas condiciones de vida continúan enterándose del final de los sangrientos enfrentamientos. Poco a poco, miles de ruandeses reaparecen sumándose a campos de refugiados. En el sitio de ACNUR, un informe describe la dramática situación de muchos de ellos.

4 comentarios:

  1. Vaya!

    Creía que iba a leer un artículo sobre congelamientos en el tiempo del tipo del de Walt Disney o Fry (de futurama). No obstante, no pongo pegas ante este, ya que me gusta igualmente. Parece mentira que alguien haya podido vivir 30 años en la selva sin perder la cordura y sin gastar una sola bala (entonces ese hombre cazaba con las manos?)...

    ResponderEliminar
  2. Tenía dudas con el titulo, pero me parece que la idea de congelado define la situación que pasaron por las vidas de éstas personas. ES como desaparecer y volver sin saber todo lo que pasó en el mundo que conocemos y seguimos en diarios, blogs,tv...Hasta me resulta difícil imaginarlo. El tema de como sobrevivió merece un post entero...proximamente..

    ResponderEliminar
  3. emmm busca otro titular para tu articulo por que enserio no tiene nada que ver con ningun tipo de congelamiento

    ResponderEliminar