11 octubre 2007

Las aventuras de un gen albino.

Curiosa historia, y desconocida para mí hasta hoy. Seguramente sería más impactante titular la anotación como "el misterioso pueblo de los albinos". Pero estaríamos colaborando estúpidamente con el "mito siniestro de los albinos". De hecho, una asociación internacional se encarga de relevar la cantidad de películas por año en que algún albino interpreta un personaje siniestro. La última de las más recordadadas, "El Código Da Vinci", aparece el personaje albino del monje Silas, que desarrolla el papel de un asesino sanguinario. Los albinos están hartos de ser los malos de la película. Por eso, nos centramos en la historia de un personaje muy especial: un gen albino que viaja desde España a Sudamérica hace cuatro siglos para arraigarse en Aicuña.

Aicuña es un poblado en la provincia argentina de La Rioja, por cierto, un lugar muy aislado que se reduce a un caserío. Aicuña apenas figura en algunos mapas, por siglos desconectado del mundo, al ser un paraje entre montañas, y alejado de las rutas de ferrocarril y caminos. Es una ciudad literalmente aislada, cultural y geográficamente. El lugar ha ganado cierta notoriedad por poseer un elevado porcentaje de habitantes albinos en su población, muy por encima del promedio de albinos a nivel mundial. El albinismo es una anomalía genética en la que hay un defecto en la producción de melanina. Ésta anomalía se manifiesta físicamente en la falta total o parcial de pigmentación en ojos, piel y pelo en las personas o en animales afectados. En Aicuña la tasa de probabilidad de albinos aumenta 200 veces por encima del promedio mundial. Según estadísticas, en Aicuña hay un caso de albinismo cada 90 personas. En realidad estamos lejos de encontrar un pueblo de albinos, más propio de la mitología que de la realidad. Pero el fenómeno que contradice la estadística mundial de albinismo se presenta con insistencia a lo largo de cuatro siglos en el pueblo.

Para encontrar el motivo del fenómeno de Aicuña, hay que citar el estudio e informe encabezado por Eduardo Castilla y un grupo de científicos argentinos realizado a partir de 1970: “Aicuña: Un estudio de la estructura genética de la población”. Las razones de la alta tasa de albinismo se encuentran en la conjunción de un fenómeno sociológico y genético. El estudio, se basa principalmente en el relevamiento de parentescos entre los integrantes de la población. El factor del aislamiento geográfico es crucial, apenas un camino serpenteante entre las montañas comunica a Aicuña con el mundo a lo largo de siglos, y sólo unos años atrás un bus semanal lo comunica con el mundo exterior en forma regular. Los habitantes de Aicuña se relacionaron durante siglos en un sistema endogámicos (con una única raíz familiar).

El pueblo de los cuatro apellidos.

El estudio genealógico de los habitantes del lugar permitió rastrear un gen responsable del albinismo que se transmite entre los habitantes de Aicuña por siglos, y que gracias a los registros históricos asentados en los libros de la iglesia, sumados a los registros legales de transferencia hereditaria de la tierra, permite llegar hasta 1632, año en que el portador de un gen recesivo del albinismo deja para siempre su legado en Aicuña. Así se contruyó un gigantesco árbol genealógico. El antepasado común a la mayoría de los habitantes de Aicuña es el general Nicolás Brizuela que llega a La Rioja en 1638. Al apellido Brizuela se suman otros tres que casi completan la variedad genética de Aicuña, entre ellos, los Ormeño suman el 70 por ciento de la población total.

El Tabú que el albinismo deja en evidencia.

Según los estudios genéticos, el albinismo encuentra mayores probabilidades de hacerse dominante en aquellos lugares en donde los miembros de la misma familia mantienen relaciones sexuales durante generaciones. El matrimonio entre parientes cosanguíneos es uno de los principales tabúes de nuestro tiempo. El caso de Aicuña no es un fenómeno aislado. Los casos de comunidades aisladas, marginadas de los principales ejes de circulación y sin movilidad interna del sistema social, se repiten en ciertas zonas de Argentina y Sudamérica (PDF). La endogamia y la consecuente consanguinidad perduran a lo largo del tiempo. El caso de Aicuña deja en evidencia las relaciones entre determinadas patologías o enfermedades, y el aislamiento geográfico. Sus pobladores sin embargo, sienten que su pueblo es mucho más que "el pueblo de los albinos". El número de albinos de Aicuña, es tan sólo una exagerada curiosidad de una comunidad muy arraigada.

(Si lo vale, Menéalo)

Ver también: Aicuña no es un pueblo albino (Inglés)

4 comentarios:

  1. Como siempre, un interesante artículo del cual se puede presumir de saber delante de tus amigos en la barra de un bar. Muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Lamento no publicar tanto como de costumbre, pero espero volver a hacerlo a partir de noviembre con el ritmo habitual. De momento, iré posteando menos pero espero no bajar el interés ni la calidad, si la hay. Ésta anotación, es una de esas que llevan mucho más tiempo que el que parece, pero un gusto publicarla, porque a mi tambien me resultó muy interesante el tema...saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Mec yo soy de Aicuña la información que as posteado es un poco acertada, yo quiero acotar que en la actualidad hay 3 albinos en el pueblo donde hay un total de 300 habitantes y ese "mito siniestro" es parte de la ficción y no de lo real. 6 albinos descendientes de aicuña viven en las ciudades cercanas a al pueblo (chilecito, villa unión y larioja capital) y ahora no existen las relaciones entre parientes.
    Te cuento que Aicuña cuenta con internet para todos wi fi, una cabina semi pública y aún no hay señal de celulares. pero ya no estamos tan alejado del mundo, aparte el camino que va al pueblo está en mejores condiciones osea que hay mas movimiento. por último agrego que Aicuña no está de pasada hay un solo camino que se entra y se sale osea si vas al pueblo no es casualidad hay que querer ir.
    Bueno solo escribo esto para que se maneje sutilmente y de buenas fuentes la información.
    Me gustaría contactarme con vos para enviarte mas info y algunas fotos para que adjuntes a lo que publicaste. Este es mi email diegojulian_276@hotmail.com. Espero tu contacto.
    Julián Ormeño

    ResponderEliminar
  4. lamentablemente este articulo dice lo mismo que otras paginas Web,eso si de una forma amena y sencilla.Saludos desde España.

    ResponderEliminar