01 octubre 2007

3 formas alternativas de salir de vacaciones.

Las vacaciones ya no son como antes. Para muchos, estar panza arriba en la playa dejando que el sol pase día tras día por encima de la cabeza es algo aburrido. Por eso, cada vez más la gente busca modelos alternativos para vacacionar. Aunque en algunos casos, éstos nuevos modelos vaccionales impliquen realizar algunos sacrificios:

1. Vacaciones en un campamento urbano.

Imaginemos que las luces de neón y alumbrado público sustituyen un cielo estrellado y los rascacielos reemplazan un bosque espeso. Una nueva modalidad que crece es el camping es espacios urbanos. Los costos para vacacionar en grandes ciudades suelen ser muy elevados, y más aún si la idea es hacer base en lugares estratégicos. Las opciones son dos, pagar un hotel de categoría a precios elevadísimos, o acampar en la acera o la calle. Tal como suena. Ya hay turistas atrevidos que han realizados experiencias de camping en Time Square.

La modalidad de camping en la acera, no parece un método sostenible, a menos que tengamos una buena excusa para al primer policía que intente interrumpir nuestro camping urbano. Las explicaciones más sustentables parecen ser una espera para conseguir entradas a un espectáculo a primera hora de la mañana. Pero rápidamente ya inventaron un método para acampar en la ciudad y pasar desapercibido, la "tienda-auto":


2. Deportes extremos en lugares insólitos.

Ya no es cool saltar en paracaídas, ni tirarse desde un puente. Ahora además hay que hacerlo en lugares insólitos. Para ello, lo más extravagante es practicar surf en glaciares de Alaska, o incluso en en la desembocadura del río amazonas, aprovechando el fenómeno de la pororoca, que se produce cuando las aguas del Atlántico penetran en la desembocadura originando una de las olas más impresionanes por sus dimensiones:



3. Intercambio de casas:

Otro formato en ascenso para vacacionar es el intercambio de casa, tema tratado en la película "The Holiday". El sistema es simple, contactas a través de páginas especializadas sobre ésta modalidad (otro sitio de intercambo aquí), con personas en el lugar donde deseas vacacionar, que estarían dispuestas a intercambiar por unos días su casa o paraje con tu propia casa, se acuerdan las fechas y cantidad de días, y todos contentos. Aunque las vacaciones seguramente nos saldrán a cuenta por el ahorro de gastos de alojamiento, hay algunas contraprestaciones: el intercambio incluye el cambio de roles, cuidado de animales domésticos, regar las plantas, y con un poco de mala suerte, soportar a vecinos molestos.

3 comentarios:

  1. Me quedo con "la tienda-auto" esa, las fotos son impresionantes, y realmente se puede engañar a alguien haciendo pensar que bajo eso hay un coche.

    Y lo que también parece interesante es lo del intercambio de casas. Le veo futuro, sin duda, ya que todos salen ganando y se "evitan" posibles robos en vacaciones...

    Por cierto, una duda, con que atan al suelo las tiendas la gente que acampa en la acera? O.o

    ResponderEliminar
  2. Lo de la tienda-auto a mi también me pareció la más ingenioso. Hay que ver que alguna de éstas tiendas se parece tranquilamente a un coche tapado como se ven tranquilamente por la ciudad, con lo que se pasaría totalmente desapercibido. Lo de atar al suelo, no debe ser necesario, (a menos que estemos en una ciudad en zona de huracanes). Sería bueno conseguir una multa por estacionar mal la tienda mientras uno duerme tranquilamente, toda una experiencia.

    ResponderEliminar
  3. "Sería bueno conseguir una multa por estacionar mal la tienda mientras uno duerme tranquilamente, toda una experiencia"

    xDDDD ¡¡muy bueno!!

    ResponderEliminar