22 julio 2009

El país que aprendió a reciclar bombas

Laos es uno de los basureros de bombas más grandes del planeta. Cualquiera que visitara el país, observaría incrédulo cantidad de chatarra y restos de bombas acumulada en los lugares menos pensados. Las carcasas oxidadas se amontonan al costado de rutas y caminos, terrenos y casas de familia: son los restos de metal de la llamada Guerra Secreta, un conflicto con un legado siniestro y perdurable, con el que los laosianos debieron aprender a convivir.

Entre los años 1964 y 1973, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos lanzó en Laos una lluvia de 2.000.000 de toneladas de bombas en más de 500.000 operaciones militares. El objetivo de tamaño bombardeo, era debilitar una línea de suministros entre el sur de Laos y el principal enemigo, Vietnam. La maniobra, podría considerarse un verdadero experimento bélico de “disuasión aérea”, una guerra librada prescindiendo de la utilización de tropas terrestres. Los resultados fueron nefastos por distintos motivos y para ambos bandos.

Cada habitante de Laos recibió una media de 500 kilos de bombas en pocos años: por ello se dice que Laos es el país más bombardeado sobre la Tierra, una afirmación que se puede ilustrar con muchas zonas del país salpicadas de “cicatrices”:

bombas laos

Imagen en savannanet

El nombre de “Guerra Secreta”, nace como consecuencia de los informes de prensa de la CIA, que negaban las operaciones de forma oficial. La negación era tácticamente necesaria considerando que Vietnam del Norte y los Estados Unidos habían acordado la neutralidad de Laos en el conflicto. Sin embargo, los bombardeos, fueron una de las operaciones de guerra más grandes realizadas por los Estados Unido hasta entonces.

Los habitantes del pequeño territorio de Laos saben muy bien que las guerras, terminan mucho después de que los bandos en conflicto dan por finalizado el combate. Muchos campesinos laosianos tienen razones para dudar del final de la guerra en amplias regiones del país, cuando cada vez que remueven la tierra, temen por sus vidas a causa de las miles de bombas ocultas y aún sin detonar.

Los habitantes de las zonas bombardeadas se acostumbraron a convivir con los restos bélicos oxidados en zonas rurales y pobladas, pero además, a estar bien enterados de que su vida podría acabar en un paso. Sus hijos, los niños post guerra, crecieron sin ver bombardeos ni aviones. Sin embargo viven alertados del riesgo de caminar en lugares desconocidos. Paradójicamente, suelen estar tan familiarizados con la chatarra bélica, que ni siquiera les llama la atención. Los restos de bombas son tan abundantes que no es nada difícil encontrarla en los lugares más extraños:

arquitectura con bombas laos 09

Imagen Lorna87

Las bombas, muchas veces son simplemente apiladas junto a las carreteras y caminos.

;

Las aplicaciones y utilidad encontrada para reutilizar las bombas van desde la simple decoración, hasta convertirlas en el sostén de casas y cimientos elevados a prueba de ratas y ratones:

arquitectura con bombas laos 01

Imagen Lorna87

arquitectura con bombas laos 06

Imagen knit 1 weave 1

arquitectura con bombas laos 02

Imagen NeilsPhotography

arquitectura con bombas laos 04

Imagen Lorna87

arquitectura con bombas laos 05

Imagen Lorna87

arquitectura con bombas laos 07

Imagen Peter Garnhum

En muchas casas de campesinos, no es extraño encontrar utensilios y herramientas fabricadas con fragmentos de bombas. El ingenio para reciclar la chatarra bélica es tal, que hasta las bombas aprenden a flotar y convertirse en un medio de transporte. (con respecto a ésta imagen tenía mis dudas, y parece que en menéame las han aclarado [1] )

arquitectura con bombas laos 08

Imagen en b4theworld

Según estimaciones, un total de 260 millones de bombas de racimo fueron arrojadas sobre las zonas más pobladas de Laos. El peligro, es que muchas de ellas continúan sin detonar. Estados Unidos, al ser derrotado en Vietnam, abandonó Laos dejando al país plagado de bombas, un 30 por ciento de ellas a punto de estallar.

Actualmente, en algunas provincias de Laos como Xienghuang, una de las más bombardeadas, los niños aprenden en el colegio, canciones en donde se acostumbra a estar alerta de no recoger bolas de metal del piso, posibles restos de bombas de racimo.

Gran parte del territorio está inutilizable por el riesgo real de las detonaciones de bombas. Cientos de civiles mueren cada año por estallidos de bombas, como si la guerra no hubiera terminado. Tareas tan básicas como la agricultura, suponen un actividad de vida o muerte, razón por la cual millones de hectáreas de tierras permanecen durante décadas sin aprovecharse:

Las tareas por detectar bombas y desactivarlas, se parece a un trabajo de hormigas. Muchos laosianos se dedican a detectar, señalizar y desactivar bombas de forma voluntaria o como un trabajo.

En el siguiente video, algunos laosianos se organizan para descubrir las bombas activas que encuentran cerca de los lugares donde viven, y lo hacen de un modo completamente manual. Las tareas más comunes consisten en realizar rastrillajes para señalizar las bombas con pintura roja. Muchos habitantes de Laos, tendrán suerte de encontrar un cartel que anuncia el peligro de una bomba antes de dar su próximo paso.

La cultura para reciclar bombas en Laos es una triste realidad en donde se combina el ingenio y hasta el más extremo pragmatismo. Muchos pobres encuentran en el metal oxidado, una oportunidad para fabricar prótesis bajo un programa de una ONG (COPE), una opción muy útil para los cientos de heridos por bombas al año.

arquitectura con bombas laos 10

Imagen E>mar

Según algunas estimaciones, la tarea de desactivar todas las bombas podría demorar siglos. Se calcula que en el año 1990, quedaban unos 80 millones de artefactos activos. Curiosamente, el alto precio de la chatarra, incentiva el comercio de los restos de bombas, una tarea realizada por gente inexperta y sin medios para impedir ser víctima de una detonación.

El apoyo internacional para desarrollar programas de detección y desactivación de bombas, es siempre insuficiente para enfrentar en su verdadera dimensión al problema. Para empeorar las cosas, muchas veces los conflictos políticos dificultan la llegada de ayuda a un ritmo capaz de revertir el problema.

Si te ha gustado, menéalo

[1] En menéame el usuario cresques ha dejado una aclaración sobre el reciclaje de material bélico para reutilizarlo como botes: “Creo que en la imagen de las lanchas lo que han reutilizado no son bombas, sino los depósitos de combustible para ampliar el alcance de los cazabombarderos, que es muy grande, aerodinámico (por tanto hidrodinámico también, y se construye en aluminio, un material excelente por su ligereza y resistencia… “

Información en 1, 2, 3

Para quienes desean profundizar sobre el tema, recomiendo un artículo en Le Monde Diplomatique (en inglés)

11 comentarios:

  1. Fantástico el reportaje. No he llegado a estar en Laos, pero sí en dos de los países vecinos, Vietnam y Camboya, y sobre todo en Camboya se aprecia el efecto que tienen las guerras en la economía de un país: lo introducen en una cápsula del tiempo y sale de ella con 40 años de retraso económico. Para ver en España escenas como las que se ven hoy día en Camboya, hay que buscar fotografías de los años 40 y 50.
    Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Matias, por este aporte, soy un seguidor de tu blog y aunque nunca comento (esta es mi primera vez) se agradece tu labor qu econtribuye siempre a saber un poquito mas acerca de la visa que nos rodea...

    ResponderEliminar
  3. Magnífica entrada.
    A ver si de una vez acaban don esas malditas bombas.

    ResponderEliminar
  4. Las "bombas" utilizadas como barcas no son tal, sino depositos de combustible externos de algun caza, posiblemente F4-Phantom

    ResponderEliminar
  5. Diego, creo que tienes toda la razón. En el mismo momento que comentabas publiqué una aclaración al pie del artículo. Gracias por el aviso!. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Aplausos por la dedicación. muy buen blog =)

    ResponderEliminar
  7. Buenísima entrada...quienes tendrían que estar limpindo el país de estos peligrosos regalos son los que las mandaron tirar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Teodoro Valentin25 julio, 2009 20:19

    Muy buena la nota, es verdad en todas sus líneas, pero más triste es cuando a un país se lo usa como basurero simplemente porque los gobernates son apátridas!

    ResponderEliminar
  9. muy buena entrada, es realmente inimaginable tener que sobrevivir en un pais así, ...soy convencida que toda accion genera una reaccion, toda causa un efecto...,(karma) y los causantes de tanto miedo y dolor , lamentablemente tendran que experimentar quizas lo mismo..¿ o ya lo estaran haciendo?..., felicitaciones por el trabajo.

    ResponderEliminar
  10. Excelente Blog feliicdades, la nota muy clara.

    ResponderEliminar
  11. mal nacidos hijos de ......... no se puede ser mas desgraciados en esta vida ojala esas bombas se las hubieran metido al cu..........

    ResponderEliminar