21 junio 2007

Las desventuras de la Torre Eiffel.

Quizás en Barcelona todo el mundo lo sepa, pero luego de leer que la Torre Eiffel estaba destinada en principio, a levantarse en algún lugar de Barcelona, y que el proyecto fue rechazado por el Ayuntamiento por su elevado costo, realmente me he quedado sorprendido. "El ingeniero francés Gustave Eiffel presentó primero su proyecto de la torre a los responsables del Ayuntamiento de Barcelona, para que se construyera en esta ciudad con motivo de la Exposición Universal de Barcelona (1888), pero fue rechazada por ser una construcción demasiado cara y extraña."

La historia que sigue todos la conocemos. En 1889 comienza a levantarse en París. Pero agrego algunos detalles poco conocidos acerca de los malos momentos de la Torre:

La Torre impopular:
En su origen, fue pensada tan sólo como una estructura transitoria. Los responsables de la Exposición Universal de París aceptaron el proyecto, pero pensaron que la tendrían que desmontar una vez acabada la exposición, tan sólo un años después. De hecho la Torre no contaba con demasiada aprobación por parte de los Parisinos: la enorme Torre desentonaba con su exagerada altura, y por sobre todo con la estética de París.


Salvada por una Antena.
Estuvo a punto de ser desmantelada, pero resultó "salvada" gracias a una antena de radio instalada por la Armada Francesa en su punto más alto, y que finalmente fue clave en las comunicación durante la Primera Guerra Mundial. Hacia 1925 La Torre Eiffel era tema recurrente en los diarios Parisinos, por las dificultades del Ayuntamiento para afrontar su mantenimiento. Incluso llegó a soportar un gigantesco anuncio luminoso de Citroen entre 1925 - 1934.

La Torre Eiffel y los Nazis.
Y se puede seguir enumerando algunos malos tragos de la Torre: durante la ocupación Nazi (entre 1940 y 1944), llegó a exhibir una esvástica en su cima y hasta fue utilizada para difundir la televisión alemana. En la liberación de París, Hitler llegó ordenar la demolición de la Torre, orden que por suerte no fue ejecutada por el gobernador alemán Dietrich von Choltitz, quien no se pudo resistir a sus raíces francesas.

Como vemos, hubo muchos malos momentos en la historia de la Torre en su camino al éxito indiscutido actual como ícono de París. Una prueba de su éxito: existen alrededor del mundo por lo menos 17 réplicas y es sin dudas el monumento más visitado del planeta.

Más info 1, 2

2 comentarios:

  1. increíble, se me ha quedado el cuerpo de una manera inexplicable... si algo de eso se llegase a cumplir... qué sería de Francia, y París concretamente, si alguno de esos derrumbamientos se llegasen a cumplir...

    ResponderEliminar
  2. También me pregunto: sería lo mismo la torre en Barcelona?. Supongo que sería un megasímbolo de Barcelona, pero París igualmente sería París, es defícil de imaginarlo. Y además es bueno pensarlo para muchas de las "cosas" que se construyen hoy en día, y que levantan rechazos. Se pensará lo mismo de éstas nuevas construcciones de aquí a 100 años. Hoy nadie pensaría en derribar la Torre Eiffel, que sin embargo tuvo que "sobrevivir" durante varias décadas hasta ser lo que es hoy...

    ResponderEliminar