03 agosto 2010

“De cada tres nuevas especies de mamíferos, dos son descubiertas en los gabinetes de un museo”

Peces minúsculos pero con desproporcionados colmillos en Myanmar, gusanos que lanzan bombas de luz, o una amenazada especie de mono conocida como Kipunji, descubierta en el año 2003, son algunos de los ejemplos de especies descubiertas en el nuevo milenio.

image

Imagen en BBC

El descubrimiento de nuevas especies, se realiza a comienzos del siglo XXI con el mismo nivel de asombro y desconcierto que podría esperarse en siglos pasados. La lista es interminable. Sólo en la primera década de éste siglo, se han descubierto unas 300 especies de mamíferos, entre las que se encuentran mayormente roedores, pero también marsupiales y primates. Y según estimaciones, el total de especies de mamíferos ascenderá desde las 5.500 actuales, hasta las 7.500 a mediadios de siglo.

Las razones del descubrimiento acelerado de nuevas especies son muchas: el avance de la actividad humana en nuevos territorios, la deforestación que permite avanzar hacia nuevos hábitats, el uso de helicópteros en zonas remotas, la cartografía por satélite, las nuevas tecnologías de exploración que permiten acceder a las profundidades de los océanos, y hasta el acceso a zonas vedadas por restricciones políticas, permiten anunciar una era dorada en el relevamiento de nuevas especies.

Y a pesar del acceso a nuevos hábitats remotos, como las zonas de Nueva Guinea, con mundos perdidos en las montañas Foja, o en la costa de Ecuador, la paradoja es que dos de cada tres nuevas especies de mamíferos reveladas por institutos de investigación, se descubren en el gabinete de algún museo con antiguas colecciones archivadas. Aunque no hablamos de un mamífero, es similar el caso del pez Gymnotus omarorum, con ejemplares conocidos desde hace décadas, pero que por error, había sido asignado a una especie incorrecta.

En un reciente artículo publicado por el Instituto Smithsoniano, el especialista en mamíferos Kristofer Helgen afirma que la mayoría de las nuevas especies de mamíferos descubiertas, se conocen a partir de las colecciones archivadas en los gabinetes de los museos. La evidencia genética demuestra que animales de aspecto idéntico, son en realidad especies diferentes, y los estudios, revelan que muchos mamíferos que se parecen entre sí, en realidad son especies diferentes. Y si aún queda tanto por explorar en los propios archivos de los museos, es imposible imaginar lo que nuestro planeta puede guardar en los rincones más remotos.

Las implicancias de tales descubrimientos son trascendentales. En el caso de los micos del género aotus, característicos de amplias regiones de Sudamérica, se consideraban a todos una única especie, cuando en realidad, se trata de al menos nueve especies diferentes, y con un grado diferente de susceptibilidad a la malaria. Al ser utilizados en laboratorios como una única especie para los estudios sobre la malaria, los resultados obtenidos no sólo podrían ser falsos, o imprecisos, sino que además, podrían poner en peligro vidas humanas ante la aplicación de tratamientos inapropiados.

Otro ejemplo, es el debate actual acerca de si las jirafas, clasificadas como dos especies, en realidad pertenecerían a seis o más especies, criadas en distintos medios naturales y separadas por millones de años. Y aunque la determinación de los límites de una especie, es muchas veces subjetivo, y expuesto a las modalidades de interpretación, lo cierto es que el número de especies catalogadas seguirá creciendo con fuerza en los próximos años. En el mejor de los casos, el análisis genético se encargará de poner las cosas en su lugar.

5 comentarios:

  1. Los peces no son mamíferos (tercer párrafo).
    No me queda claro en el artículo cuando te refieres a mamíferos, vertebrados o animales.
    Saludos y enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Paf: lo del ejemplo del pez, lo puse para referirme a los errores en la identificación de especies, pero veo que quedó confuso...ya corrijo.

    ResponderEliminar
  3. separadas por millones de años...puffffff

    ResponderEliminar
  4. Asi como mencionas en el articulo, el "descubrimiento" o "formacion" de nuevas especies es un continuo. Agrupamos y desagrupamos taxonómicamente, buscamos origenes, hacemos relaciones... y cuando parecía estar mas o menos arreglado el asunto (digamos una mera aproximación) realizamos pruebas de ADN y otra vez resurge el conflicto... lo que pensamos que era, en realidad no era!!!!

    ResponderEliminar
  5. Las especies cambian en el tiempo, evolucionan(nuevas mutaciones, fijaciones de ciertos genes al azar), y dentro de esto el biológo intenta "darse cuenta" cuando una especie se ha separado de otra, formandose una nueva... y ni te cuento definir lo que es una "especie" en si!!!
    saludos!
    exelente tus entradas como siempre!

    ResponderEliminar