12 julio 2009

“Cualquier cosa que flote arrojada al mar desde Canarias, llegará a América”

El hombre que desde pequeño soñaba con ser capitán de una balsa, tenía una teoría a simple  vista alocada y todo por perder:

“…cualquier cosa que flotara y fuera arrojada al mar en la zona de Canarias, debería llegar a América…”

Dispuesto a probar su teoría decidió cruzar el océano simplemente flotando en una balsa: sin motores, sin timón, y sin nada lo mínimamente sofisticado para navegar. El desafío era dejar en claro que es posible cruzar el Atlántico con la tecnología más rudimentaria que podríamos disponer hace unos 3500 años.

expedicion atlantis 04

Para ello construiría una balsa con troncos, apenas una choza donde resguardarse, una vela para acelerar la marcha, alimentos para cien días y agua junto a un pequeño equipo de expedicionarios. El ambiente científico tomó su teorías con escepticismo pero él estaba convencido.

Hoy se cumplen 25 años de la hazaña llamada Expedición Atlántis. La epopeya sirvió para verificar en parte la hipótesis acerca de que la migración africana a América pudo adelantarse y por mucho a la llegada de los europeos. Pero aún por fuera del costado científico, la expedición, es el reflejo de una historia bella y noble donde el hombre es dueño de sí mismo y sobre todo, capaz de forjarse su destino.

expedicion atlantis 01

El hombre que quería cruzar el Océano Atlántico en una balsa.

Alfredo Barragán ha demostrado con creces, que está dispuesto a llevar sus teorías al campo de la acción. Nació en Dolores, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Su madre, vasca de nacimiento, se limitó a confiar siempre en él. Su padre, lo dejó crecer alentándolo para vivir sus sueños en vez de dormirlos.

Descendiente de una familia de cuatro generaciones de abogados, Barragán no fue ajeno a la tradición, pero siempre mostró un especial interés por la aventura y un impulso hacia los desafíos para poner a prueba al hombre frente a la naturaleza.

Creció leyendo relatos de aventuras, y marcado por la historia de Thor Heyerdahl, el hacedor de viajes imposibles en el mar en el año 1947. La semilla comenzaba a germinar. Barragán, obsesionado con la existencia de las cabezas olmecas de rasgos negroides en Centroamérica, y la posibilidad de que las pioneras corriente migratorias hacia América pudieran provenir de África, decidió demostrar al mundo (y a sí mismo) que la hazaña de cruzar el océano con los mínimos recursos era posible.

La idea de la expedición la desarrolló desde la infancia. Durante cuatro años antes de partir a concretar el sueño de su vida, diagramó la expedición bajo tres objetivos: un fin científico (el demostrar la posible migración desde África), una hazaña a nivel deportivo y una historia convertida en una obra cultural. El viaje quedaría registrado en vídeo previendo la realización de un documental.

La balsa más primitiva

La expedición Atlantis nació como una idea romántica y noble. Alfredo Barragán reunió un equipo de cinco argentinos, entre ellos Jorge Manuel Iriberri, otro abogado, Oscar Horacio Giaccaglia, un comerciante, Féliz Arrieta, el camarógrafo responsable de capturar las imágenes del futuro documental, y Danial Magariños, un joven ingeniero agrónomo. En promedio, tenían unos 36 años.

expedicion atlantis 03

El equipo partiría desde el puerto de Santa Cruz de Tenerife el 22 de mayo, en las Canarias, para arribar 52 días después a las costas de Venezuela. La oración anterior es demasiado mezquina para reflejar las penurias y pormenores de un viaje tan rudimentario.

Para empezar, la balsa con la que cruzarían el océano, era apenas un rejunte de nueve troncos atados con ligas de fibra vegetal. Los materiales, habían sido adquiridos por Barragán en un viaje previo a la selva en Ecuador y eran similares a los posibles materiales que utilizados hace unos 3.500 años. La balsa fue construida en la ciudad de Mar del Plata, (la sede de Visión Beta :)), medía unos 14 metros de eslora y poco más de 5 metros de manga.

El refugio en altamar, sería una choza construida con caña de bambú y techo de paja. Las provisiones se completaban con alimentos deshidratados para 100 días, agua mineral, garrafas de gas, destiladores de agua, una radio VHF para comunicarse en caso de emergencias, varias brújulas, sextantes y cartas marinas.

Toda la estrategia y la planificación previa del viaje estaba sustentada en pura teoría científica y conocimientos de las leyes del mar: la corriente marina de Canarias sería el principal motor del viaje. El viento, atrapado con una vela cuadrada sobre un mástil de 10 metros de altura, sería el motor complementario.

expedicion atlantis 06

Barragán confiaba plenamente en sus conocimientos y las teorías que preveían que las corrientes marinas los guiarían a destino. De tan previsor, tomó cursos tan útiles como para adquirir conocimientos variados, entre ellos el saber amputar una pierna en pleno viaje. Incluso por pura prevención, junto a uno de los integrantes del equipo, se hizo quitar el apéndice antes de partir.

Momentos de la expedición

En el viaje hubo tiempo para las más variadas situaciones, desde la diversión, hasta jornadas críticas en donde el mar se llega a sentir más grande de lo enorme que es.

En el trayecto, dos tormentas casi terminan de mala manera con la balsa y sus tripulantes. Hubo que ajustar troncos y atarse a la embarcación hasta esperar que la tempestad amainara.

expedicion atlantis 02

La Expedición Atlantis tuvo sorpresas más agradables, como la visita constante de peces voladores, orcas y ballenas que acompañaban la balsa. Y entre tanto mar, curiosamente, jamás consiguieron pescar una presa para alimentarse.

El intruso más curioso llegaría el día 25 de la expedición, cuando una desorientada golondrina se posa en la balsa. Adoptada en condición de huésped, la golondrina se quedaría a compartir los alimentos de los expedicionarios durante cuatro días.

En la ruta oceánica, apenas pudieron comunicarse con algunas embarcaciones que se cruzaron en el camino, momento aprovechado para confirmar la posición de la balsa por radio.

Luego de 40 días, las señales del Nuevo Mundo llegaron en forma de manchas de petróleo. El viaje fue realizado a una velocidad similar al paso de hombre, avanzando a razón de 5 kilómetros por hora sin posibilidad de detenerse, y mucho menos de regresar. Arribaron al puerto de La Guaira, En Venezuela, el día 13 de Julio, con una bienvenida multitudinaria por parte de los habitantes del lugar.

 

El legado de la expedición: "Que el hombre sepa que el hombre puede".

Luego de 25 años, aún trasciende el costado noble y romántico de la expedición, una hazaña que podría catalogarse entre las más bellas realizadas por el hombre.

La idea de llegar “flotando” desde Canarias abandona definitivamente su rango de teoría: los océanos tienen sus propias rutas de viaje, y probablemente, todo lo que flote arrojado al mar desde Canarias, terminará en algún lugar de las Antillas, en la entrada del Mar Caribe en poco más de cuatro meses.

expedicion atlantis 05

La Expedición Atlantis se convirtió en una epopeya homenajeada en diversos países. La película documental, fue traducida a seis idiomas y difundida por todo el planeta. La balsa, conservada durante 25 años, será exhibida finalmente en el proyectado Museo de la Aventura en la ciudad de Dolores.

Alfredo Barragán cuenta hoy 60 años, reside en Dolores y continúa trabajando como abogado. Es presidente del CADEI (Centro de Actividades Deportivas de Exploración e Investigación), institución que funda junto a sus amigos.

Durante toda su vida, promovió y realizó actividades deportivas extremas. Es montañista, buzo, y kayaquista, además de un aficionado a los vuelos en globo y en planeadores, fotógrafo, radioaficionado y expedicionario, entre otras habilidades.

La expedición Atlantis podría considerarse su obra maestra:

"…esos 52 días estuvimos solos, nunca nadie estuvo tan solo, nunca estuvimos tan desnudos y jamás fuimos tan poderosos. No había fuerza en la tierra que nos disuadiera de este sueño…"

Los cinco hombres que cruzaron en balsa el Atlántico demostraron lo lejos que puede llegar el hombre cuando cree en sí mismo.

Ampliación: gracias a comentarios en Menéame, y en el blog, dejo los enlaces a otros expedicionarios que se atrevieron a enfrentar el mar en embarcaciones rudimentarias o réplicas de embarcaciones antiguas, la mayoría de ellos, al igual que Alfredo Barragán, inspirados en los viajes de Thor Heyerdahl.

- Vitar Alsar: viajero y amante de la naturaleza, realizó expediciones en balsas y galeones cruzando el Atlántico y el Pacífico.

- Barón Eric de Bisschop (Tahiti Nui). Otro expedicionario que realizó varios viajes en balsas de bambú. No encontré mucha información.

- Alain Bombard: realizador de un experimento de supervivencia para náufragos conocido como Experimento Bombard

Si te ha gustado, menéalo

Información e Imágenes en 1, 2, 3, 4, 5

12 comentarios:

  1. El Puerto al que llegó, se llama Guaira, no Guayra como pones en el post.

    Interesante... :-)

    ResponderEliminar
  2. Llevo tiempo siguiendo tu blog y nunca habia comentado nada, pero he de reconocer que esta es una de las historias que mas me han gustado!!!

    Felicidades, sigue deleitandonos con estas historias.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  4. sjsbshhshsbddidjbsbsiccu13 julio, 2009 07:26

    interesante pero molestan las estructuras del tipo "sujeto, predicado".

    le ruego que por favor tenga la amabilidad de repasar lo escrito.

    ResponderEliminar
  5. Interesante y desconocida, por mí, historia...te ha faltado hacer referencia a algunas expediciones similares, por ejemplo en el Pacífico. Y no sabía que sois argentinos :)

    ResponderEliminar
  6. Este tio no demostro absolutamente nada, las condiciones en las que realizaron ellos el viaje no tiene nada que ver con las que podrian haber utilizado los africanos...ni comida deshidratada, ni agua mineral, ni esterilizador, ni garrafas de gas, ni radio VHF, ni brujulas, ni sexantes, ni cartas marinas....eso sin tener en cuenta el hecho de que ni si quiera pudieron pescar algo que si tendrian que haber hecho los africanos por no hablar del agua...
    En fin que de cientifico no tiene nada, de deportivo si y de comercial tambien.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues no debió enterarse que Thor Heyerdahl lo hizo antes con una balsa de papiro y con los alimentos como los conservaban los antiguos egipcios. En 1970, en su segundo intento, la barca Ra II, hace 39 años.
    wikipedia; http://es.wikipedia.org/wiki/Thor_Heyerdahl

    ResponderEliminar
  8. http://es.wikipedia.org/wiki/Vital_Alsar

    ResponderEliminar
  9. Acabo de escribir un buen tocho que se me ha borrado... Grrrrr...


    En fin, resumiré un poquito.


    Quitín Muñoz intentó algo parecido para demostrar las migraciones polinesias en el Pacífico sur... lamentablemente creo que siempre se le hundía el barco...




    Saludillos.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de ver el documental y es impresionante, lo pueden descargar desde aqui: http://www.marvinzone.com/index.php/topic,72012.0.html

    ResponderEliminar
  11. hola soy de pedro luro donde está la laguna de los señores barragán. es un honor tener gente con tanto entusiasmo y valentía. la historia es hermosa.... adriana

    ResponderEliminar