18 mayo 2008

El árbol que casi desata una guerra.

El incidente podría catalogarse como la poda de árbol más tensa de la historia. Ocurrió en la Zona Desmilitarizada de Corea en 1976, cuando un comando de fuerzas norteamericanas y surcoreanas decidió podar un árbol supuestamente plantado por el líder comunista King Il Sung, que obstaculizaba la línea de visión de un puesto de vigilancia. El conflicto de la poda del árbol tomó dimensiones desproporcionadas, dejando muertos, y movilizando un comando especial para talar el árbol, respaldado por un verdadero ejército que incluía desde luchadores de Tae Kwon Do, hasta helicópteros, aviones y portaviones.


El incidente del Árbol

En marzo del año 1976, un grupo integrado por personal del Cuerpo de Servicio de Corea del Sur, Naciones Unidas, y fuerzas sur coreanas y norteamericanas, se dispuso a podar un árbol ubicado junto a un paso fronterizo de la zona desmilitarizada, que obstaculizaba la visión de los puestos de control y vigilancia. A los pocos minutos, un grupo de soldados del Ejército Popular de Corea se acercó para ordenar que se cancelara la poda, al parecer, por considerar al árbol propiedad del país al ser plantado por el líder comunista Kim Il Sung. El incidente, tras algunas discusiones ante la negativa para desistir de la tarea de poda, pasó a mayores: se desató una batalla campal con numerosos heridos de ambos bandos, en donde valía cualquier medio tanto para atacar, como para defenderse. El conflicto dejó como saldo dos muertos del ejército norteamericano: el Capitán Bonifas y el Teniente Barrett. Para tener una idea del horror vivido, alcanza pensar que al ser zona desmilitarizada, en la pelea se utilizaron desde armas blancas, hasta las mismas ramas podadas del árbol.

Las imágenes del incidente fueron grabadas con una cámara de cine (un tema aparte lo increíble que resulta entontrar éstas rarezas en YouTube):




La respuesta al incidente: Operación Paul Bunyan

La represalia de las fuerzas conjuntas norteamericanas y surcoreanas por el incidente no se hicieron esperar. La respuesta se pensó como una verdadera demostración de fuerza. El comando determinó que no sólo recortarían las ramas que interferían la visión, sino además, llegarían a talar el árbol de una forma drástica. El operativo llevaría el nombre del mítico leñador Paul Bunyan, y sería ejecutado con el mayor cuidado para evitar una escalada en el conflicto. Lo que siguen son algunos de los detalles de la poda más tensa (y bélica) de la historia.

La tala del árbol, se realizó apenas tres días después del trágico incidente, y en el operativo participó un convoy de 23 vehículos del ejército. Dos equipos de ocho ingenieros militares custodiados y equipados con sierras mecánicas realizaron la faena acompañados por pelotones de 30 personas armados con pistolas, pertenecientes a las Fuerzas Conjuntas de Seguridad. Como si fuera poco, el convoy contaba con el respaldo de un grupo de 60 hombres sur coreanos armados con garrotes y entrenados en Tae Kwon Do, 27 helicópteros escoltados por decenas de aviones bombarderos, y hasta un portaviones que había sido desplazado a la costa cercana como respaldo. Además, en el límite de la zona desmilitarizada, un cuerpo de infantería mucho más fuertemente armado de EE.UU. y la República de Corea, cargado de artillería y con vehículos blindados aguardaban para actuar a modo de refuerzo si fuera necesario. En total, las fuerzas asignadas a la tarea sumaban más de 800 hombres.


El comando de tala del árbol llegó al lugar y respaldado por la custodia de los pelotones, comenzó la tarea. El ejército de Corea del Norte, respondió inmediatamente con el envío de autobuses con unos 200 soldados armados con ametralladoras y fusiles de asalto. Apenas alcanzaron a tomar posiciones para observar pasivamente cómo el árbol caería en 42 minutos. El comando surcoreano-norteameticano quitó además unas vallas colocadas ilegalmente y dejó el tronco del árbol en el lugar a modo de advertencia.

Bajando tensiones. Luego del incidente y el operativo, se temió una escalada en el conflicto y hasta el inicio de una posible guerra que no fue. Hubo de hecho algunos incidentes con disparos en la zona desmilitarizada. A los pocos días, un mensaje de King Il Sung transmitió su pesar por las muertes sucedidas días antes, aunque sin asumir responsabilidades. El árbol talado permaneció en el lugar hasta el año 1987, cuando fue reemplazado por una placa recordatoria de los efectivos asesinados.

Información e imágenes en 1, 2.

Si te ha gustado, menéalo.

5 comentarios:

  1. Sorprendente historia que demuestra lo estúpidos y orgullosos que podemos llegar a ser los seres humanos. Porque esto no iba de no talar un árbol por el medio ambiente... iba de ver quién la tenía más larga... lamentable.

    ResponderEliminar
  2. Hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y dle primero no estoy seguro. A. Einstein.

    En fin...

    ResponderEliminar
  3. Jaac: realmente es uno de los incidentes más estúpidos que he leído, en la misma categoría de "El arma que mató más gente en su fabricación que en uso".

    Según comentarios que vi en menéame el incidente les recordaba al capítulo de los Simpsons en donde hay una disputa entre dos pueblos vecinos por un limonero: ¿alguien sabría decir si ese capítulo no está inspirado en éste incidente?...me huele que sí.

    ResponderEliminar
  4. Si no me equivoco es Kim il Sung no King II Sung

    ResponderEliminar
  5. Llibertari: no te equivocas para nada, en realidad mi intención es escribir "il" pero al hacerlo con mayúscula-minúscula, queda de modo que se mal interpreta a causa de la tipografía. Un saludo.

    ResponderEliminar