27 abril 2008

Monstruos de la aviación que nunca levantaron vuelo




El sueño de construir aviones gigantes estuvo cargado desde sus inicios de ideas fantásticas y diseños aparatosos, y aunque algunos pudieron llegar a despegar, finalmente fracasaron, y sirvieron para acumular chatarra más que para volar. Los ejemplos pertenecen a los años previos y posteriores a la primera guerra mundial, cuando todavía era difícil saber la forma que debía tener un avión. Muchos de ellos terminaron pareciéndose a verdaderos monstruos del aire, con formas grotescas que tuvieron que lidiar con los desafíos y las limitaciones del conocimiento y las propias leyes físicas, pagándolo incluso con la tragedia.

1.El aeroplano gigante K-7: un ala en el cielo


El proyecto fue iniciado a partir de 1929, y concretado dos años después dentro del Aviation Design Bureau, en Rusia. Por entonces, la necesidad de fabricar aviones de mayor capacidad de carga dio lugar a diseños casi extravagantes, y desproporcionados. El proyecto del K-7 , desarrollado por Konstantin Alekseevich Kalinin, desplegó el concepto de una especie de ala volante: todo lo relevante al diseño, mecánica y funcionamiento del avión estaba centrado en el ala.

El K-7 fue una gigantesca ala elíptica de gran grosor (53m, y superficie de 452m2). El proyecto contemplaba una versión civil para transporte de hasta 64 pasajeros, y otra militar, que lo convertía en una verdadera fortaleza del aire: incluía 12 posiciones de artillero (8 cañones de 20 mm. y 8 ametralladoras 7.62 mm). De hecho el avión no tenía "puntos ciegos" contando así con una poderosa defensa.


En 1933 el mega avión construido comenzó a realizar una serie de pruebas con relativo éxito, aunque detectanto algunas deficiencias. Su prueba final fue por supuesto la más trágica, cuando se desataron unas extrañas vibraciones, y un fallo donde el K-7 terminó estrellado e incendiado, sobreviviendo sólo cinco de sus tripulantes. La catástrofe dejó 15 muertos, y el proyecto, aunque retomado, jamás alcanzó a desarrollarse en su totalidad, luego de que el gobierno se concentrara en el desarrollo de aviones de menor porte. (Ver más información en Inglés / Galería de imágenes renderizadas en 3D)



2. Bel Geddes: el monstruo bello del aire.


Norman Bel Geddes fue un diseñador industrial y teatral estadounidense, que aplicó ampliamente el concepto de aerodinámica al diseño de un avión. En 1929 desarrolló el proyecto del Airliner Number 4, con la colaboración del diseñador especialista en aviones Doctor O A Koller. El Airliner Number 4 era un avión de pasajeros trasatlántico de extraordinaria belleza, que no pasó de lo conceptual. El diseño contaba con nueve pisos, e incluía comodidades tales como pista de baile para 100 personas, biblioteca, 4 pistas de tenis, solarium, una enorme cubierta de paseo, tienda, y 179 dormitorios. El avión tendría una capacidad de 606 pasajeros y 155 tripulantes. (Más información en inglés en The Bel Geddes Number 4)



3. Tupolev ANT-20 Máximo Gorki: la bestia propagandística

Para mostrar el resto del mundo la superioridad de la aeronáutica Soviética, el Maxim Gorky tenía que ser el avión más grande del mundo. Y consiguió serlo en la década del ´30. Construido con fines propagandísticos funcionales al estalinismo, la aeronave fue dedicada al escritor Maxim Gorky, y contaba con imprenta para proclamas, cine, biblioteca, laboratorio fotográfico, y hasta una potente radio conocida como la "voz del cielo" capaz de emitir mensajes casi "celestiales" a la población. El Tupolev ANT-20 realizó su primer vuelo el 17 de junio de 1934. Afortunadamente se puede visualizarse en un vídeo de archivo sobre la ciudad de Moscú, teniendo en cuenta que tuvo una vida muy corta...



Su final estuvo marcado por la tragedia en una última exhibición del 18 de mayo de 1935: al chocar con otro avión que realizaba un bucle, el Tupolev ANT-20 se estrelló en un barrio residencial de Moscú dejando 45 muertos. El modelo fue sustituído por un nuevo diseño conocido como ANT-20bis, que comenzó a volar a partir de 1938 con algunas modificaciones que reducían el número de motores. En 1939 la producción de la serie ANT fue abandonada definitivamente afectada por las purgas estalinistas dentro de la industria de la aviación, que redujo el plantel provocando una escasez de ingenieros calificados. (Más información en Wikipedia y Tecnología obsoleta)


4. Caproni Ca.60: El monstruo de tres alas.


Pasada la Primera Guerra Mundial, la reconocida compañía de fabricación de aviones italiana Caproni tuvo el acierto de dedicarse a construir los primeros grandes aviones comerciales de pasajeros para cubrir rutas aéreas de larga distancia. El primer prototipo fue el aparatoso Caproni Ca 60, un modelo construido en madera y reforzado con metal con un diseño grotesco que incluía tres juegos de alas triplanos. El modelo encajaba en la categoría de un hidroavión, y tenía distribuidos ocho motores en sus alas. En el vídeo, podemos ver algunos momentos de la puesta a punto del Caproni CA 60:



Como muchos de los primeros modelos de avión, contaba con pasadizos en las alas para que ante posibles fallos en pleno vuelo, los técnicos de la tripulación pudieran acceder con facilidad a los motores. Pero trágicamente, nunca tuvieron la posibilidad de hacerlo. El Caproni Ca 60 fue terminado en 1921 siendo entonces el avión más grande del mundo, y su corta vida llegó a su fin el día de la primera prueba. Luego de tomar velocidad por el lago, el avión apenas se elevó unos metros para caer de trompa haciéndose pedazos. El avión no pudo ser reconstruido y el proyecto pasó rápidamente a la historia. (Más información en Raravia y Wikipedia)



5. Monstruos actuales: el proyecto del avión Pelícano.

Aunque de momento es sólo un proyecto conceptual, el desarrollo del avión pelícano propuesto por Boeing Phantom Works (división de investigación de la compañía Boeing) se convertiría en la madre de todos los aviones de transporte si llegara a despegar. Con una longitud mayor a la de un campo de fútbol americano (un largo de 152 metros), el avión pelícano tendría un tamaño que duplicaría al actual avión más grande del mundo, el ruso An225, y podría transportar cinco veces su carga útil (unas 1400 toneladas).



El proyecto es uno de los desarrollados por la compañía Boeing Phantom Works, que ya ha diseñado nuevas alternativas a los actuales aviones de transporte. Pensado para desplegar rutas de larga distancia con fines comerciales y militares, el avión pelícano sería ideal para el transporte transoceánico, y volaría tan bajo como 20 pies sobre el nivel del mar, tomando ventaja de un fenómeno aerodinámico que reduce la fricción y el consumo de combustible, al estilo de los viejos monstruos del Mar Caspio, los Ekranoplanos soviéticos.

Entre otros datos curiosos, el super avión contaría con un total de 76 neumáticos desplegados para distribuir su peso en tierra, y sería por supuesto, una alternativa mucho más rápida que los barcos de transporte, a una fracción del costo de los actuales vuelos comerciales. Con una carga útil de 1,5 millones de libras, el Pelicano podría volar 10000 millas náuticas por el agua y 6500 millas por la tierra. Como contrapartida, el avión pelícano tendría dificultades para operar en las pistas de aterrizaje convencionales.

Entre los principales interesados en el desarrollo del proyecto, estaría la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que encontraría en el avión un modo eficaz de desplegar tropas y materia bélico de un modo rápido y seguro. ¿Cuánto podría tardar en desarrollarse el proyecto?. Un condicionante importante es el visto bueno de las propias fuerza Aérea, que de emitir un informe favorable daría un empujón al proyecto de desarrollo entre Boeing, los EE.UU. y militares interesados en un mega transporte comercial de carga. (más información (en inglés) en Wikipedia / BoeingFrontiers / Scientific American)

Si te ha gustado, menéalo

(Entradas relacionadas en Semana temática: volando al filo de los real)

7 comentarios:

  1. Lo que es capaz de imaginar el ser humano... lo malo es que muchas veces no somos capaces de darnos cuenta de nuestros errores hasta que es demasiado tarde.
    Me recuerda al dicho español:
    "Ande o no ande, burro grande"

    ResponderEliminar
  2. Esto es parecido a lo que hablábamos un par de entradas atrás (las muertes más irónicas de la ciencia). En éste caso, los que deberían atreverse a probar éstos monstruos deberían ser sus propios ideólogos...Por mi parte, a mi no me subían al Caproni ni por asomo!..

    ResponderEliminar
  3. Portada!

    Pero bueno, como bien dije unos posts atrás, en lo de los inventores muertos por sus propios inventos (que mencionas), el ser humano tiene que tropezar con los problemas para encontrar un camino sin ellos.

    Lo que dices que no montarías... yo en el pasado puede que sí. Hoy en día, obviamente, no xD

    ResponderEliminar
  4. Mixigodo: por supuesto que respeto tu opinión, pero viendo el vídeo del Caproni, imagino que al menos ¡lo pensarías dos veces antes de subir!. En fin, muy cierto lo de tropezar con los problemas para encontrar un camino. El caso es que en los avances de la aviación, un tropezón significaba sencillamente estrellarse contra el suelo. Los arriesgados que experimentaron con ésto se merecen todo mi reconocimiento.

    ResponderEliminar
  5. El mar Caspio es una cosa, pero me gustaría ver al Pelícano en el Atlántico o en el Pacífico... una de las razones de que los ekranoplanos no llegaran más allá.

    ResponderEliminar
  6. Yo lo que creo es que los aviones, por grandes que sean, para lo que cuestan, no tienen suficiente capacidad de carga.

    Aún falta mucho para el dia en que veamos superpetroleros volantes (aviones nodriza, aparte)y no se si jamás se llegarán a ver.

    ResponderEliminar
  7. como es esto ya no estoy entendiendo nada sobre lo que dices tu la tecnologia o hace todo como sabemos si en 4 años mas vemos los mejores aviones que han existidos en este mundo aaaaa dimelo

    ResponderEliminar