02 marzo 2008

Empleados castrados.

[...el barbero preguntaba una vez más si estaban seguros de una decisión que sería irreversible...]
En la historia de la humanidad existen numerosos casos de personas que por accidente, castigo o represalia, han perdido sus genitales. Afirman ( y creo que sin duda) que sería la experiencia más traumática del hombre. La práctica de la castración, estaba muy extendida en imperios antiguos como una forma de conformar sirvientes sumisos y leales conocidos como eunucos, que alcanzaban incluso un gran prestigio e influencia en los círculos del poder. Pero un caso más extremo e increíble, es el de los eunucos voluntarios de la China medieval.

Durante la dinastía Ming, en China, los eunucos, originariamente criminales condenados a la castración y servidumbre, se incorporaban como servidumbre al Estado. Con el tiempo, la necesidad de eunucos fue aumentando, al igual que las funciones y tareas que realizaban alcanzando mayores privilegios. A tal punto, el eunuco se transformó en una especie de camino a la "movilidad social". Las clases sociales más bajas encontraban en la figura del eunuco, la posibilidad de ascenso y de "terminar" con las miserias. Muchas veces, se acompañaba en familia a un integrante que decidía sacrificarse por una mejor vida. El método de castración, era muy rudimentario, y lo transcribo(C&P) para no leer dos veces (impresionables abstenerse) :

"....el barbero primero envolvía desde su base al pene y los testículos conjuntamente en una venda común que ajustaba fuertemente, lo que producía dolor y proporcionaba la forma de una especie de embutido. A continuación iba retorciendo hacia un lado el paquete así formado, tomaba un cuchillo curvo, lo alzaba a distancia calculando para un corte fuerte y veloz... llegados a este punto el barbero preguntaba una vez más si estaban seguros de una decisión que sería irreversible, si el futuro eunuco era mayor de edad, él debía responder por sí mismo, y si era menor entonces la respuesta correspondía a la familia allí presente. Si la respuesta final era afirmativa, entonces con un solo movimiento cercenaba los genitales. Luego junto con el inmenso dolor se producía una abundante hemorragia. El barbero aplicaba baños de sales y aceites para detenerla y luego aplicaba una pequeña cuña de metal, generalmente estaño, en el orificio uretral...."


Lo que sigue es pura medicina "a la buena de Dios". En el mejor de los casos, luego de unos días sin beber líquidos, el barbero retiraba el tabique de metal y el paciente evolucionaba dolorido, pero exitosamente, comenzando a gestionar un empleo en el Palacio Imperial. Caso contrario, le esperaba la peor de las agonías.

En cuanto a la práctica de los eunucos, hay que decir que está desterrada en la mayor parte del planeta, aunque con algunas variantes persiste en la India con el nombre de Hijras (miembros de la casta del tercer sexo). En China, los eunucos tuvieron su máximo apogeo durante la dinastía Ming.

Fuente: wikipedia
Ilustración: Ch'iu Ying

2 comentarios:

  1. Cielos,
    en realidad nunca me lo había planteado directamente, pero pensaba que la castración "requería" únicamente del corte de los testículos sin incluir el pene. Si ya de por sí me parecía una brutalidad increíble (sólo el tema testículos), con el pene me parece una salvajada, puesto que tiene una función básica alejada de cualquier connotación sexual. El orinar se convertiría en un infierno para estos pobres :-S

    ResponderEliminar
  2. Jaac: tu lo has dicho. Lo increíble es que además eran castrados voluntariamente...(!)

    ResponderEliminar