29 mayo 2007

Cuando muere un canal.

Lo que se ve en el video son los últimos minutos del ya desaparecido canal RCTV de Venezuela:



Hace años que cerrar canales de TV está mal visto. Censurar es antidemocrático, y errar es humano. Creo que cualquier niño que crece en democracia, sabe que los canales de Televisión no se cierran. Los canales pueden perder audiencia, tener mala calidad de contenidos, ir a la quiebra por estar mal administrados, quedarse sin luz, perder credibilidad, o ganarla, "pueden" manipular a la opinión pública, generar conspiraciones, y en ese caso merecer mi repudio. O intentar ser neutrales....pueden hacer televisión de calidad y ganarse mi respeto. Todos los canales son libres, hasta que el dedo de la censura aprieta el botón, y la grilla, disminuye la posibilidad de elegir, y se funde a negro. Menos canales reflejan menos libertad. Ésto no se hace.

Aclaración: no se trata de ser ni opositor, ni oficialista, ni es mi interés entrar en ese debate. Se trata de permitir que cada ciudadano, tenga la posibilidad de decidir por sí mismo ante la opción de ver un canal, o de cambiarlo.

3 comentarios:

  1. No hay que ir muy lejos para encontrar censuras aún más injustas: ¿nadie se acuerda de Egin? ¿y de Egunkaria?.

    En Venezuela pude ver funcionando ese canal de TV y cómo frivolizaban los presentadores de las noticias y en las tertulias con la idea del magnicidio ('muerto el perro, se acabó la rabia', etc..).

    ¿Permitiría nuestro gobierno la existencia de una televisión desde la que se animara a la gente a asesinar al rey o al presidente del gobierno?

    ResponderEliminar
  2. Supongo que una cosa no quita a la otra, el quitar un canal no acabará con la frivolización de temas como la idea del magnicidio, sólo generará más divisiones y resentimiento. Desde ese punto creo que está el error. El supuesto uso irresponsables de la libertad de espresión no debe terminar con la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  3. 100% manolo!

    viva chavez!

    ResponderEliminar